Salud

La contaminación alta, vinculada a un mayor riesgo de morir por COVID-19

La contaminación alta, vinculada a un mayor riesgo de morir por COVID-19

Las personas con COVID-19 que viven en regiones de Estados Unidos con altos niveles de contaminación del aire tienen más probabilidades de morir a causa de la enfermedad que las personas que viven en áreas más limpias, según un nuevo estudio nacional de la Escuela de Salud Pública de Harvard.

La contaminación está ligada a más papeletas de depresión, enfermedades neurodegerativas, problemas cardiovasculares y respiratorios, accidentes cerebrales, cáncer o asma. Ahora, una nueva investigación de Harvard ha analizado el vínculo entre la exposición a largo plazo a la contaminación del aire por partículas finas (PM2.5), generada sobre todo la combustión de combustible de automóviles, refinerías y plantas de energía, y el riesgo de muerte por COVID-19 en los Estados Unidos

El estudio analizó 3.080 condados en todo el país, comparando los niveles de contaminación del aire con partículas finas con los recuentos de muertes por coronavirus para cada área. Ajustando el tamaño de la población, las camas de hospital, el número de personas examinadas para COVID-19, el clima y las variables socioeconómicas y de comportamiento como la obesidad y el tabaquismo, los resultados arrojaron que un pequeño aumento en la exposición a largo plazo a PM2.5 conduce a un gran aumento en la tasa de mortalidad de COVID-19.

Por qué preocupa tanto la pandemia de COVID-19 en África

Así, una persona que vive durante décadas en un condado con altos niveles de contaminación por partículas finas tiene un 15% más de probabilidades de morir por COVID-19 que alguien que vive en una región que tiene solo una unidad -un microgramo por metro cúbico- menos de dicha contaminación.

El estudio sugiere que los condados con niveles de contaminación más altos serán los que tengan un mayor número de hospitalizaciones, un mayor número de muertes y donde se concentren muchos de los recursos, reveló la autora principal del estudio Francesca Dominici, profesora de bioestadística en Harvard Chan School, en un artículo del New York Times publicado este 7 de abril de 2020.

Los nuevos hallazgos se alinean con conexiones conocidas entre la exposición a PM2.5 y un mayor riesgo de muerte por muchas otras enfermedades cardiovasculares y respiratorias. “Los resultados del estudio subrayan la importancia de seguir aplicando las regulaciones de contaminación del aire existentes para proteger la salud humana durante y después de la crisis COVID-19”, concluyen los investigadores.

Fuente | Harvard

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.