Salud

Conocer los resultados de una prueba de ADN puede producir cambios físicos

ADN

Las pruebas de ADN están de moda: son muchos los que quieren conocer sus verdaderas raíces, y es tan sencillo como comprar un kit en Amazon. No obstante, un estudio ha detectado el efecto placebo que puede tener conocer tu perfil de ADN, llegando a cambiar tu cuerpo.

Las pruebas de ADN se han convertido en algo tan accesible que son muchos los que decidirán regalárselo por navidad familiares o amigos.

Se trata de una idea original, y sin duda es interesante conocer tu perfil de ADN y descubrir tus verdaderas raíces. No obstante, también es importante ser consciente de uno de los posibles efectos secundarios que puede tener.

Recientemente un estudio llevado a cabo en la Universidad de Stanford descubrió que conocer los resultados de una prueba de ADN puede tener un efecto placebo y producir cambios físicos.

Recibir información genética no solo te hace estar más informado“, explicó Alia Crum, psicóloga y líder del estudio. “Lo que este estudio demuestra es que también puede tener un impacto fisiológico en tu cuerpo de una manera que realmente cambia tu perfil general de riesgo“, añadió en un artículo.

El equipo de Stanford llegó a tal conclusión tras llevar a cabo un estudio en el que participaron 200 personas, a los cuales les hicieron una prueba de ADN. Luego dividieron a todos en dos grupos de 100 personas; el primer grupo hizo ejercicio en una máquina de correr, y el otro comió una ligera comida.

Una semana más tarde reunieron de nuevo a los participantes y les dieron los supuestos resultados de ADN, solo que les dieron información falsa a propósito.

Al grupo del ejercicio les dijeron o bien que tenían una variante genética asociada con un peor desempeño aeróbico, o por lo contrario que tenían una variación que les daba una resistencia mayor.

De la misma manera a la mitad del segundo grupo les dijeron que eran más propensos a tener obesidad, y a la otra mitad que sus variantes genéticas les ayudaban a sentirse saciados más rápidamente reduciendo su riesgo de obesidad.

El 55% de nuestro ADN ya estaba presente en el primer animal

Después, volvieron a repetir las mismas actividades que la semana anterior. En el grupo del ejercicio los que tuvieron un desempeño diferente fueron los que creían tener una capacidad aeróbica inferior; aguantaron menos tiempo en la cinta y les fue más difícil el ejercicio. La otra mitad tuvo resultados similares.

En el segundo grupo la diferencia se notó en los que creían saciarse más rápido por sus genes; produjeron un 250% más de la hormona de la saciedad que la semana anterior. La otra mitad se mantuvo igual.

Entonces, ¿debemos hacernos pruebas de ADN?

Como apuntaron los científicos, no implica que hacerte una prueba de ADN sea mala idea, pero sí es importante que los usuarios sean conscientes del posible efecto secundario. “La mentalidad de las personas cuando les das información de riesgo genético no es irrelevante“, explicó Crum

Aunque queda mucho por explicar, la investigación presenta un avance importante en nuestro entendimiento del impacto de revelar el riesgo genético y sugiere que descubrir el riesgo genético de obesidad puede de hecho aumentar el riesgo“, señalaron los investigadores en el estudio publicado en Nature Human Behaviour, instando que es importante que los avances biológicos en genética vengan acompañados de un mejor conocimiento del impacto que podría tener obtener dicha información en la mentalidad del paciente.

Sobre el autor

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.