La Tierra es la canica azul de nuestro sistema, un planeta que cuenta con más del 70% de superficie ocupada por agua y que es envidiado en el universo por sus componentes, propicios para albergar vida. Sin embargo, no la estamos cuidando y puede que pronto tengamos aún más agua por el derretimiento de los polos. Pero… ¿y si fuera al revés y los mares y océanos desaparecieran de la Tierra?

Es algo que ha hecho el científico Dr. James O’Donoghue, de la Agencia Espacial Japonesa. Se trata de una impresionante animación en la que podemos ver cómo el agua va desapareciendo de manera homogénea de la Tierra, dejando ver primero las partes rocosas más elevadas y, después, las más profundas. Antes de comentar, os dejamos la animación:

Lo primero que hay que decir es que esta animación se basa en un archivo de la NASA que, en 2008, mostraba cómo las aguas superficiales desaparecían por acción de un agujero imaginario, una especie de gran sumidero que se tragaba el agua.

La animación de O’Donoghue cuenta con 35 veces más píxeles que la de la NASA, así como unos datos más precisos al tener en cuenta las mediciones más recientes sobre la profundidad de algunos mares y océanos, así como la altura de las cordilleras oceánicas.

Algo interesante es que, si el agua descendiera menos de 100 metros, el continente asiático se uniría al americano a través de Alaska, así como Reino Unido y Europa (en un duro golpe al Bresit). Esto muestra que son algunas de las zonas que más tarde se “inundaron”.

El cambio climático cambiará el color de los océanos, según alerta la ciencia

Para poder recorrer todos los continentes andando, además de unas ganas considerables y muchas provisiones, necesitaríamos que el nivel bajara unos 3.400 metros.

Ahora bien, el vídeo no es tan “inútil” como podríamos pensar, ya que ver esas conexiones (o la de Australia con Indonesia y África con Madagastar), nos muestra cómo hace miles de años se produjeron ciertas migraciones entre territorios.

En definitiva, no vamos a ver algo así ya que, como decimos, el efecto es el contrario (los polos se derriten y vemos cómo sube el nivel del mar), pero no deja de ser algo curioso… e interesante.