Salud

Un estudio relaciona la menstruación irregular con más papeletas de muerte prematura

Un estudio relaciona la menstruación irregular con más papeletas de muerte prematura

Una investigación realizada durante un cuarto de siglo a 80.000 enfermeras sanas en Estados Unidos muestra la relación existente entre ciclos menstruales irregulares y muerte prematura. Estas son sus conclusiones.

La duración y la calidad del ciclo menstrual de una mujer puede constituir un indicador crucial de la salud en general, y una nueva investigación sugiere la importancia de una mayor monitorización del mismo para garantizar el bienestar adulto y prevenir enfermedades.
Un completo estudio longitudinal llevado a cabo a lo largo de 24 años con 80.000 enfermeras en Estados Unidos desde 1989 extrajo como conclusión que las personas que experimentan ciclos menstruales irregulares y largos en la adolescencia y durante la edad adulta tienen más probabilidades de morir antes de los 70 años en comparación con aquellas con ciclos más cortos y regulares.
El vínculo fue particularmente fuerte para las muertes relacionadas con enfermedades cardiovasculares y, en menor medida, las muertes relacionadas con el cáncer. Se espera que el estudio genere conciencia, aumente los recursos educativos y aliente a los médicos a considerar el ciclo menstrual al evaluar la salud, aunque queda mucha investigación por delante y no debe ser un motivo de alarma para todas las mujeres que hayan experimentado ciclos menstruales irregulares en alguna ocasión.

Quinto signo vital

La menstruación a veces se llama el ‘quinto signo vital’, que sigue la temperatura, el pulso, la respiración y la presión arterial. Los ciclos irregulares se han relacionado con una gran cantidad de otros factores de salud, que incluyen enfermedades sexuales y reproductivas, enfermedades óseas y cardíacas, cáncer, enfermedades mentales. problemas de salud y otras enfermedades crónicas.

Hay que diferenciar entre causa y correlación: la menstruación irregular no genera efectos adversos sino que aquella causa que la propicia refleja una salud deficiente en general. Dicho de otro modo, el ciclo irregular sería una de las consecuencias de una mala salud, y no la causa de la misma. 

Aunque tiene limitaciones, el estudio destaca por su amplitud: esta gran cohorte de enfermeras en los Estados Unidos, de entre 25 y 42 años, respondió cuestionarios por correo o en línea cada dos años para recopilar información sobre su estilo de vida, dieta, historial médico y cualquier enfermedad.

Al comienzo del estudio, en 1989, se pidió a las enfermeras que recordaran sus ciclos menstruales durante la adolescencia (entre los 14 y los 17 años) y en la edad adulta temprana (entre los 18 y los 22 años). En 1993, se le preguntó a la misma cohorte sobre la duración habitual y la regularidad de sus ciclos menstruales actuales, cuando tenían entre 29 y 46 años.

Endometriosis: una enfermedad dolorosa infradiagnosticada

Los autores determinados que el riesgo de mortalidad prematura fue mayor entre las mujeres que informaron ciclos largos o irregulares más adelante. En los grupos de mayor edad, las que experimentaron ciclos de menstruación de más de 40 días tenían más probabilidades de morir prematuramente que las que informaron un ciclo más típico de 26 a 31 días. Este dato destacó especialmente entre las que experimentaron ciclos irregulares continuos en la adolescencia y la edad adulta temprana, y también entre las que fumaban.

Este último hallazgo tiene sentido, ya que se sabe que fumar afecta la salud cardiovascular, inmunológica y metabólica, y la menstruación irregular podría ser un signo de mala salud en estas áreas.

Existen sesgos: la mayor parte de las enfermeras eran mujeres blancas que comparten profesión, muy ligada a horarios de trabajo irregulares. Eso sí, el trabajo ofrece importantes evidencias sobre la relación entre la menstruación irregular y una peor salud.

“También es importante recordar que la menstruación irregular es un síntoma y no un diagnóstico. Por lo tanto, una causa subyacente específica de la menstruación irregular puede aumentar el riesgo de muerte prematura, en lugar del sangrado irregular, per se”, dice Jacqueline Maybin, investigadora y ginecóloga de la Universidad de Edimburgo. Por ejemplo, los autores del estudio actual especulan que el vínculo entre la muerte prematura y un ciclo irregular a veces podría reflejar un eje hipotalámico-pituitario-ovárico interrumpido, que es la parte del cerebro que controla de cerca las hormonas femeninas.

“Este estudio no debería ser motivo de preocupación para todas las mujeres jóvenes con ciclos menstruales irregulares o largos, ya que hay muchos otros factores involucrados”, dice la científica materna Rachel Tribe del Kings College de Londres, que no participó en el estudio. La experta alienta a mayor investigación y un enfoque que aliente a mejorar la salud reproductiva. 

El estudio fue publicado en BMJ.

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.