Salud

Una sola bolsita de té filtra miles de millones de partículas de plastico

Bolsita de té y plástico

Malas noticias para los amantes de las infusiones: una investigación d la Universidad McGill descubrió que muchas bolsas de té filtran miles de millones de partículas de plástico en cada taza.

El problema de los microplásticos salpica a cientos de industrias y exige responsabilidades. Al igual que tu ropa genera un importante porcentaje de estas nocivas partículas que acaban en los océanos, es preciso desdeñar la purpurina o que hay que tener mucho cuidado con productos como las lentillas, ahora nuestra mirada se dirige a las bolsitas de té elaboradas del peligroso material. 

Cabe destacar que ya En 2013, The Atlantic informó sobre una creciente cantidad de fabricantes de té que colocan sus hojas en bolsitas de té “sedosas” o “de malla” para poder ver y oler las hojas. Esta decisión comercial y de marketing resulta potencialmente perjudicial para nuestra salud y la del medio ambiente que nos rodea.

Nathalie Tufenkji, profesora de ingeniería química en McGill, probó junto su equipo de investigadores cinco tipos de bolsas de té diferentes hechas de plástico en su laboratorio. El equipo descubrió que, cuando se elabora a 95 grados centígrados, estas bolsas liberan 11,6 mil millones de microplásticos y 3,1 mil millones de partículas nanoplásticas…¡en cada vaso!

Este es el contaminante ciclo de lavado que nunca debes usar en tu lavadora

Ese no es el único lugar donde aparecen los plásticos: se han descubierto microplásticos en la sal de mesa, peces, agua del grifo y especialmente, en el agua embotellada. También en exfoliantes faciales y pasta de dientes. Volviendo al estudio de McGill, los investigadores colocaron bolsas de té de plástico vacías en agua de ósmosis inversa durante cinco minutos a 95 grados centígrados. Luego escanearon el agua usando microscopía electrónica, confirmando la composición de partículas usando otras dos formas de espectroscopia.

Es fundamental reducir el consumo y la producción de plástico: el cambio climático está dañando especialmente los océanos, sacudidos por entre cinco y trece millones de toneladas métricas cada año, que unidas al calentamiento global podrían asistir a la destrucción de hábitats oceánicos enteros.

Una unidad excavadora en espera en un vertedero en Lhokseumawe, Aceh. Datos del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), se producen alrededor de 300 millones de toneladas de plástico cada año, la mayoría de los cuales terminan en vertederos y el mar, contaminando el mar.
A partir de ahora, el impacto en la salud del consumo de partículas de plástico es desconocido en los humanos. Estudios anteriores han confirmado los efectos ambientales y de salud en poblaciones de algas, zooplancton, peces y ratones. Numerosos estudios que involucran el intestino de mamíferos (en roedores, conejos y perros) muestran que las partículas de plástico se traslocan en el cuerpo una vez dentro del tracto digestivo. El equipo escribe

“Las posibles respuestas biológicas incluyen genotoxicidad, apoptosis y necrosis, lo que podría conducir a daños en los tejidos, fibrosis y carcinogénesis”.

Como Taylor Orci escribió en The Atlantic en 2013, las compañías de té enfatizan la calidad del té por el hecho de que estás bebiendo plástico. Lo mejor es disfrazar el hecho de que estas partículas se están filtrando en las tazas de los consumidores. El hecho de que algunas empresas anuncien bolsitas de té sin plástico es un problema de toda la industria.

Este exprimidor convierte la cáscara de las naranjas en vasos bioplásticos

Necesitaremos más investigación para descubrir los efectos reales en la salud de beber estas partículas: entre 2013 y 2019, nadie ha medido el daño de estas sustancias, lo que hace que te preguntes qué están haciendo la FDA y los CDC. De todos modos, es difícil cuadrar los beneficios del té verde cuando lo estás disfrutando con un lado de plástico.

Puedes consultar el estudio completo en el siguiente enlace.

Fuente | Big Think

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.