Salud

Aprobados los ensayos clínicos en humanos de la vacuna COVID-19 a base de tabaco

planta de tabaco vacuna coronavirus

El uso de plantas de tabaco para crear una vacuna contra la COVID-19 se podría convertir en realidad. La FDA estadounidense ha aprobado los ensayos clínicos en humanos de esta inyección.

Cada vez son más vacunas las que se suman a la carrera para inmunizar a la población contra el coronavirus y luchar contra la expansión de la pandemia. Ahora se suma de forma oficial la British American Tobacco (BAT), después de que la FDA estadounidense haya confirmado el comienzo de ensayos clínicos en humanos de su vacuna basada en la planta de tabaco.

Si los ensayos salen bien, se unirá a las filas de otras vacunas que ya están en producción. Una de sus principales singularidades es que la vacuna del BAT se puede producir en solo seis semanas, en comparación con meses con los métodos convencionales. También se puede mantener a temperatura ambiente, en lugar de las condiciones de congelación de algunas otras vacunas.

El motivo de la rapidez en su producción reside en que sus elementos se acumulan rápidamente en las plantas de tabaco, el producto básico de la empresa. La inyección contra la enfermedad causada por el SARS-COV-2 ha sido creada por la división biotecnológica de la compañía, denominada Kentucky BioProcessing (KBP).

Una cuarta parte de la población mundial no tendrá acceso a la vacuna hasta al menos 2022

El procedimiento se basó en clonar una sección de la secuencia genética del coronavirus y desarrollar un antígeno potencial, insertado a continuación en las plantas de tabaco para su reproducción. Las proteínas relevantes crecen, se cosechan y procesan en seis semanas en las plantas, lo que acelera con creces el proceso de producción con respecto a otros métodos convencionales.

“Pasar a ensayos en humanos con nuestros candidatos a vacunas contra la gripe estacional y COVID-19 es un hito importante y refleja nuestros importantes esfuerzos para acelerar el desarrollo de nuestra cartera de productos biológicos emergentes”, dijo David O’Reilly, director de investigación científica de BAT. Aunque todavía está por detrás en cuanto a las fases de aprobación, puede ser de gran utilidad en los próximos años si se produce de manera rápida y segura.

El ensayo clínico dará comienzo con 180 voluntarios adultos sanos divididos en dos franjas de edad diferenciadas: de 18 a 49 y de 50 a 70. Se les administrará una dosis baja o alta de la vacuna, o un placebo, y se evaluarán los efectos durante un año. La primera evaluación se realizará 44 días después de la administración de la primera dosis.

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.