Salud

La apatía puede ser un signo temprano de demencia, según un estudio de Cambridge

La apatía puede ser un signo temprano de demencia, según un estudio de Cambridge

Un nuevo estudio dirigido por neurocientíficos de la Universidad de Cambridge ha identificado la apatía como un signo temprano importante de demencia, diferenciándola de la depresión y ofreciendo una asociación longitudinal más precisa con el inicio de la demencia.

Existe un profundo debate en la comunidad científica sobre si la relación entre la depresión y la demencia tiene un carácter causal: el año pasado un riguroso estudio ofrecía diversas pruebas que confirmaban la hipótesis de que una tasa creciente de depresión es uno de los primeros signos clínicos de deterioro cognitivo. Ahora, una investigación de Cambridge va más allá sugiere que el problema reside en no diferenciar adecuadamente entre apatía y depresión en muchos estudios clínicos.

El nuevo informe sugiere que tras abundante investigación contradictoria sobre la asociación entre la depresión en la vejez y la demencia, esto podría deberse a escalas clínicas comunes de depresión que no distinguen entre depresión y apatía. Estas están entrelazadas pero son condiciones neuropsiquiátricas distintas. La apatía se distingue por una reducción en el comportamiento orientado a objetivos y discapacidades motivacionales. Tal y como sugieren artículos como este, diagnosticar de forma errónea las dos condiciones podría conducir a resultados de tratamiento negativos.

La carencia de vitamina D puede elevar el riesgo de depresión en un 75%

“Es fácil pensar en la apatía como un límite entre la pereza y la depresión considerándolas como parte del mismo continuo. Vale la pena considerar que la depresión puede causar apatía, pero no todos los pacientes deprimidos son apáticos y no todos los pacientes apáticos están deprimidos”, escribe la enfermera del King College Luca Di Santo en el artículo.

Para estudiar esta distinción particular entre la apatía y la depresión, y su relación con la demencia, los investigadores observaron dos cohortes independientes con enfermedad cerebral de vasos pequeños (SVD), que suman un total de más de 450 sujetos. Esta afección común relacionada con la edad se trata de la principal causa de demencia vascular, por lo que seguir a los pacientes con SVD durante varios años antes de que se desarrolle la demencia traza un panorama fiable de los primeros signos preclínicos de deterioro cognitivo.

Los niveles de apatía crecientes con la edad se relacionan con mayor riesgo de demencia

La principal conclusión que arroja este nuevo estudio de Cambridge es que las personas con niveles de apatía basales más altos, o niveles crecientes de apatía con el tiempo, tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar demencia. Curiosamente, los resultados no mostraron una correlación similar entre la depresión y la demencia, incluso cuando la tasa de depresión de un sujeto aumentó con el tiempo.

Esto implica que la apatía no es un factor de riesgo de demencia per se, sino más bien un síntoma temprano de daño cognitivo, algo bien diferente. Para confirmar la hipótesis de que la apatía es un signo temprano de deterioro cognitivo, los investigadores muestran estudios recientes de resonancia magnética que encuentran que la SVD daña redes específicas de materia blanca relacionadas con la motivación y las funciones cognitivas saludables. Dicho de otro modo, a medida que la etapa temprana de neurodegeneración previa a la demencia avanza, es probable que se manifieste a través de un comportamiento apático.

Tener ciclos irregulares de sueño puede ser un síntoma temprano de Alzheimer

“Un trabajo teórico reciente propuso que ciertos síntomas de apatía son sinónimos de déficits cognitivos definidos. Si este es el caso, entonces la apatía puede manifestarse temprano como una reducción de la atención hacia los estímulos de recompensa, y luego, como una incapacidad para aprender o recordar conductas gratificantes”, escriben los investigadores.

Se precisan más datos longitudinales para determinar mejor el vínculo existente entre apatía y demencia, ya que el seguimiento de esta investigación de Cambridge solamente abarca un lustro. Avanzar en este campo podría permitir estudiar esta condición como signo identificador en las primeras fases de la enfermedad, enviando para análisis clínicos más detallados a aquellos adultos mayores que muestren un aumento en el comportamiento apático.

El nuevo estudio fue publicado en el Journal of Neurology, Neurosurgery, & Psychiatry.

Fuente | New Atlas

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.