Salud

Los pacientes recuperados de COVID-19 podrían tener anticuerpos solo durante un par de meses

Los pacientes recuperados de COVID-19 podrían tener anticuerpos solo durante un par de meses

Los anticuerpos del coronavirus se redujeron a niveles imperceptibles después de sólo 2 o 3 meses para el 40% de las personas asintomáticas y el 13% de las personas sintomáticas, según un nuevo estudio.

Las personas que desarrollan anticuerpos que combaten al nuevo coronavirus podrían no conservarlos durante mucho tiempo, sobre todo si no tienen síntomas.

Después de unos pocos meses, los pacientes recuperados de COVID-19 pueden perder rápidamente los anticuerpos —proteínas sanguíneas que combaten el virus y pueden prevenir la reinfección— según un estudio publicado este jueves en la revista Nature Medicine.

Dicho hallazgo plantea nuevas preguntas sobre la idea de los pasaportes de inmunidad y podría ser motivo de preocupación sobre el desarrollo de una vacuna eficaz.

Lo que coincide con otra investigación, aún no revisada por pares, que augura que puede que no haya inmunidad al coronavirus tras superar la enfermedad por la ausencia de anticuerpos duraderos como el IgG en recuperados —que se desarrolla durante un período de tiempo más largo y suele ser un mejor indicador de la inmunidad a largo plazo.

Los investigadores del estudio de Nature Medicine hicieron pruebas de anticuerpos a 37 personas que se habían enfermado y recuperado del virus en el distrito de Wanzhou, China. Asimismo, a otras 37 que habían dado positivo en las pruebas de COVID-19 pero que nunca mostraron síntomas.

Así es el tiempo y la temperatura que eliminan el coronavirus en un sitio cerrado

El mismo tiene como objetivo abordar 2 preguntas clave que informarán sobre la respuesta del mundo a la pandemia en los próximos meses: ¿La mayoría de las personas desarrollan inmunidad después de la infección? ¿Cuánto tiempo dura esa protección?

Para muchos de los participantes del estudio, los anticuerpos sólo parecían durar un par de meses. Alrededor de 8 semanas después de la recuperación, los anticuerpos cayeron a niveles imperceptibles en el 40% de las personas asintomáticas y en el 13% de las que tenían síntomas.

Las personas asintomáticas en general tuvieron “una respuesta inmunológica más débil”, detallan los autores del estudio.

Su investigación es una de las primeras en la respuesta inmune entre personas asintomáticas; mientras, ya evidenciado en estudios previos, la mayoría de las personas que muestran síntomas de COVID-19 desarrollan anticuerpos —el 5% de los españoles, según el estudio nacional de seroprevalencia de la infección por coronavirus.

Pero no está claro si los bajos niveles de anticuerpos, incluso los imperceptibles, son suficientes para dar inmunidad. Algunas investigaciones han sugerido que hasta los bajos recuentos de anticuerpos podrían ser suficientes para prevenir la reinfección.

Aunque el tamaño de la muestra del estudio de Wanzhou es pequeña, y las pruebas de anticuerpos pueden ser poco fiables en una escala de persona a persona.

Diferentes tipos de inmunidad

Los investigadores de Wanzhou han analizado 2 tipos de anticuerpos: la inmunoglobulina G (IgG) y la inmunoglobulina M (IgM).

En general, nuestros cuerpos producen IgM primero en respuesta a una infección viral, mientras que IgG se desarrolla en un período de tiempo más largo. Eso significa que la IgG es normalmente un mejor indicador de la inmunidad a largo plazo.

“Aunque todavía no sabemos lo que está pasando con esta enfermedad, si la IgG confiere inmunidad, esa es la más importante y tiene implicaciones para la vuelta al trabajo”, ha detallado con anterioridad a Business Insider Ania Wajnberg, directora de pruebas clínicas de anticuerpos en el Hospital Mount Sinai de Nueva York, Estados Unidos.

Siete personas del grupo asintomático del nuevo estudio y 6 del grupo sintomático no dieron positivo en las pruebas de anticuerpos IgG entre 3 y 4 semanas después de haber sido expuestos al virus. E incluso otros participantes no tenían niveles detectables de IgM.

De hecho, después de sólo 8 semanas, los niveles de IgG habían disminuido en todas las personas que empezaron con niveles detectables, excepto en 3 de ellas.

La caída fue pronunciada: una disminución media del 71% para el grupo asintomático y del 76% para el grupo sintomático. Mientras, algunos participantes ya no tenían IgG detectable. Y los sintomáticos empezaban con niveles “significativamente más altos”, según la investigación.

Sin embargo, todos los participantes todavía tenían otro tipo de anticuerpo que neutraliza la proteína de espiga del coronavirus, aunque sus niveles también disminuyeron.

Aún así, los anticuerpos no son la única forma en que el cuerpo humano puede combatir un virus. También utiliza células T para matar el virus y células B para producir rápidamente nuevos anticuerpos. Y ninguna de estas fue medida en el nuevo estudio.

Las vacunas pueden no proteger a todos por igual

La primera inyección en la primera etapa del estudio de seguridad de una posible vacuna para COVID-19, 16 de marzo de 2020, en el Instituto de Investigación de Salud de Kaiser Permanente Washington en Seattle. Ted S. Warren/Associated Press

La primera inyección en la primera etapa del estudio de seguridad de una posible vacuna para COVID-19, 16 de marzo de 2020, en el Instituto de Investigación de Salud de Kaiser Permanente Washington en Seattle. Ted S. Warren/Associated Press

El doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de EEUU, afirmaba a principios de este mes que las respuestas inmunológicas al coronavirus son inconsistentes entre los diferentes pacientes.

“Tengo ejemplos de personas claramente infectadas, que son anticuerpos negativos”, ha asegurado Fauci, agregando que esas personas probablemente tengan anticuerpos, pero no los suficientes para que la prueba los detecte. Mientras, otros pacientes recuperados muestran altos recuentos de anticuerpos.

No es una respuesta de anticuerpos uniformemente ni sólida“, añade.

Otros coronavirus —del tipo que causa el resfriado común— producen una inmunidad que dura menos de un año, y en algunos casos sólo unos meses.

“Puede ser completamente diferente con este coronavirus”, explicita. “No lo sabemos”.

Aprender más sobre las respuestas inmunológicas naturales de los humanos al nuevo coronavirus es crucial, ya que indica cómo podría funcionar una vacuna.

“Si el cuerpo es capaz de crear una respuesta inmunológica para eliminar el virus en una infección natural, es una excelente prueba de concepto para decir que se va a crear una respuesta inmunológica en respuesta a una vacuna”, dice Fauci.

No obstante, agrega que nunca hay una garantía de que vas a obtener una vacuna efectiva.

Si las personas que se infectan y se recuperan por su cuenta no desarrollan una fuerte respuesta inmunológica, eso puede no ser un buen presagio para el desarrollo de una vacuna. Aun así, el estudio de Wanzhou es pequeño, por lo que una mayor investigación podría dar a los científicos una mejor imagen de cómo el sistema inmunológico responde a COVID-19.

Una de ellas, con una muestra de más de 26.000 personas de las que 23.000 son sanitarios expuestos al COVID-19, está esperando a la revisión de pares y augura que puede que no haya inmunidad al nuevo coronavirus una vez superada la enfermedad.

*Artículo original publicado en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider