Salud

10 alimentos comunes que hacen tu metabolismo más lento

10 alimentos comunes que hacen tu metabolismo más lento

No todos los alimentos son metabolizados a la misma velocidad en nuestro organismo. Mientras que algunas comidas lo aceleran, otras lo enlentecen. Nos centraremos en estas segundas para que estés ojo avizor.

Algunas personas duermen las horas correctas cada noche -entre siete y nueve, según la medicina del sueño-, practican deporte de forma regular y sin embargo, no logran controlar su peso u observan que engordan sin control aunque su ingesta de alimentos no sea excesiva. La culpa puede residir en algunos ingredientes que hacen el metabolismo más lento.

Estos diez alimentos activan tu metabolismo y mejoran tu estado de ánimo

El metabolismo abarca todos los procesos bioquímicos que manejan su cuerpo, incluyendo los que convierten los alimentos y las bebidas en energía. Cuanto más lento sea su metabolismo, menos calorías eres capaz de quemar. Hoy repasamos algunos alimentos cotidianos que afectan a tu metabolismo y lo retrasan. 

Refrescos edulcorados

Pregunta entrevista Coca Cola

El metabolismo no se mantiene estático a lo largo de los años, sino que según la edad se ralentiza. Por ello, notamos que aumentamos de peso al envejecer pese a comer las mismas cantidades de los mismos alimentos. Uno de nuestros enemigos son los edulcorantes artificiales presentes en productos como los refrescos azucarados y bebidas carbonatadas. Estos pueden cambiar las bacterias intestinales, causando un aumento en el azúcar en la sangre e incrementando el riesgo de diabetes tipo 2 y obesidad, según un estudio de 2014 publicado en Nature.

El mejor consejo es permanecer adecuadamente hidratado. Además, el agua incrementa la sensación de saciedad y regula el control sobre la ingesta de alimentos.

Comidas congeladas bajas en calorías

alimentos congelados

Cuando muchas personas intentan adelgazar recurren a alimentos congelados y a una alimentación hipocalórica que en realidad, puede retrasar el metabolismo e incluso producir un pronunciado efecto rebote propio de las dietas yoyó. En muchos casos determinada coomida congelada tiene exceso de sodio, carece de fibra o tiene exceso de conservantes. En lugar de ella, recurre a legumbres, saciantes y ricas en fibra y proteínas y añade muchas verduras a tus alimentos.

Dietas bajas en proteínas

proteina

Tu cuerpo gasta una buena cantidad de energía para descomponer y almacenar proteínas, así que resulta fundamental obtener algo de proteína (de 20 a 30 gramos) en cada comida y repartirla a lo largo del día. Puedes encontrar este macrinutriente tanto en fuentes de origen animal, como huevos, carne, pescados, lácteos y mariscos como en fuentes vegetales como legumbres, vegetales o semillas.

Pasar de las especias

especias

Estar saludable no significa comer alimentos insípidos. Las especias son una de las mejores formas de agregar sabor a productos frescos y saludables sin acumular calorías, además de obtener numerosos beneficios para tu organismo. Si nos centramos en el metabolismo, incorporar estas hierbas a la comida puede darle un importante impulso. En un estudio publicado en la revista Physiology & Behavior, las personas que comían aproximadamente media cucharadita de pimentón rojo experimentaron una mayor quema de calorías tras la comida.

Alcohol

alcohol

El alcohol, además de perjudicial en múltiples aspectos, solamente aporta calorías vacías mientras que ambién irrita el tracto gastrointestinal, lo que a largo plazo puede dañar la capacidad de su cuerpo para absorber nutrientes, vitaminas y minerales de los alimentos. Muchos estudios subrayan que deberías tomar té verde para obtener pequeños beneficios metabólicos, catequina y cafeína, así como la kombucha, rica en fermentos saludables.

Trigo

trigo

Algunas personas son sensibles al trigo, y se encuentra en una sorprendente cantidad de alimentos. Si el cuerpo es sensible a un alimento que se consume regularmente, acumulará anticuerpos contra esos alimentos, que lo combatirán como si fuese un extraño invasor. Para ello, lo recomendable es realizarte una prueba médica certificada para comprobar si tienes intolerancia al gluten. 

Azúcar

azúcar

El azúcar añadido es uno de los peores enemigos para nuestro cuerpo, promoviendo la inflamación. Si quieres satisfacer el antojo, opta por la fruta, ya que a través de ella obtendrás fructosa, fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales.

Carbohidratos refinados

carbohidratos

Los carbohidratos refinados, como el pan blanco y el arroz blanco, han extraído sus granos carecen practicamente de fibra y tienen un valor nutricional mucho más bajo. Minímizalos y opta por los hidratos de carbono complejos como granos enteros, verduras, frutas y legumbres, que te ayudarán a estabilizar tu azúcar en sangre y a mentenerte lleno.

Exceso de grasas Omega-6

pollo

En la dieta debe existir un correcto equilibrio entre ácidos grasos omega-6 -presente en aceites vegetales, pollo o granos de cereales- y grasas omega-3 saludables -presentes en los pescados grasos azules, el aguacate o las semillas- De lo contrario, el desequilibrio a favor de los omega-6 puede provocar inflamación, lo que interfiere con el metabolismo de forma muy negativa.

Lácteos

lácteos

Algunas personas no procesan muy bien los altos niveles de proteína láctea (caseína) o azúcar (lactosa), por lo que encuentran que los lácteos pueden provocar inflamación e hinchazón.

Fuente | The Healthy

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.