Salud

Aceite de sésamo, aguacate, coco… ¿qué alternativas son más sanas?

Aceite de sésamo, aguacate, coco... ¿qué alternativas son más sanas?

En la dieta mediterránea podemos presumir de contar con el aceite más sano y beneficioso del mundo: el de oliva. Pero, ¿qué hay de alternativas como el de sésamo, aguacate o coco? ¿En qué medida son recomendables?

Sabemos que el aceite de oliva es, de calle, el más recomendable que tenemos a nuestra disposición, además de un producto local y sostenible del que España es bandera -solamente el 3% se fabrica fuera de nuestras fronteras-. Entre sus ventajas brilla el cuidado del corazón, la reducción del colesterol, la mejora de las digestiones o sus virtudes a favor de huesos, estado anímico, metabolismo, problemas inflamatorios o prevención del cáncer.

¿El aceite de oliva caduca o es un mito?

Pero hoy no hablaremos de este viejo amigo, sino de otras alternativas disponibles en el mercado y que también pueden resultar interesantes. ¿Es recomendable incluir en tu dieta aceite de aguacate, de sésamo o de coco? Veámoslo.

Aceite de aguacate: fuente de ácidos grasos saludables y vitaminas

Aceite de sésamo, aguacate, coco... ¿qué alternativas son más sanas?

Se utiliza no solo en alimentación sino también en cosmética. Al igual que la fruta tropical de la que procede destaca sus ácidos grasos monoinsaturados como el oleico y los Omega-3, además de múltiples vitaminas (A,E,D,K y varias del complejo B) y minerales como el folato, el hierro, el magnesio o el potasio. Se recomienda a personas con problemas cardíacos, diabetes o colesterol y como complemento para varias ensaladas o platos por su riqueza nutricional.

Su sabor es más suave que el aceite de oliva y su densidad, muy parecida. No obstante, dado que suele ser importado y bastante menos económico, sigue siendo más recomendable decantarse por el de oliva.

Aceite de coco: una alternativa para dar otro sabor a tus platos

aceite de coco

El aceite de coco es de los pocos aceites vegetales con casi un 90% de ácidos grasos saturados en su composición, aunque estas son ricas en triglicéridos de cadena media, altamente beneficiosos para la salud del corazón, la quema de grasa y el cerebro, la reduccion del colesterol o el nivel de lípidos. Se trata de un aceite que eleva el metabolismo e incrementa la saciedad, reduce la grasa abdominal e impulsa mejoras cognitivas como la prevención dde enfermedades neurodegenerativas.

Aunque en la comparativa basada en estudios científicos el aceite de oliva gana por goleada como producto saludable al aceite de coco, puedes tener este a mano para preparar algunos platos tailandeses, indios u orientales. Es ideal para cocinar a temperaturas altas gracias a su punto de humo y puede calentarse hasta 232ºC. Ocasionalmente es, en definitiva, un alimento interesante.

Aceite de sésamo: las virtudes de la estrella de la cocina asiática

aceite de sésamo

Este aceite elaborado con semillas de sésamo es rico en aminoácidos linoleico, oleico, palmítico y esteárico, vitaminas A, D, C, E y B, compuestos bioactivos y minerales, destacando especialmente el zinc o el calcio. También contiene un 42% de ácidos grasos omega-6, un 40% de grasos omega-9 y un 14% de saturados. No es un aceite recomendado para freír.

Usado desde la antigüedad en medicina tradicional, también con fines cosméticos y beneficiosos para la piel o el cabello, el aceite de sésamo contribuye a la mejora del equilibrio hormonal, a combatir la amenorrea o mejorar la memoria y la función cognitiva debido a su riqueza en fosfolípidos y lecitina. También tiene antioxidantes, propiedades antiinflamatorias, efectos positivos sobre tu corazón y puede ayudarte a controlar el azúcar, protegerte contra los ratos UVA o mejorar la calidad del sueño.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.