Salud

8 trucos naturales para reducir el apetito que funcionan, según los expertos

9 trucos naturales para reducir el apetito que funcionan, según los expertos

Son muchas las personas que por ansiedad, gula o falta de control se dan atracones y adoptan unos malos hábitos de alimentación. Si quieres regular tu apetito, existen diversos trucos naturales avalados por expertos por los que puedes apostar.

Poner el freno al hambre puede ayudar a evitar comer en exceso y también a limitar el aumento de peso que ello conlleva. Existen fórmulas y supresores del apetito totalmente naturales que pueden allanarte el camino. Repasamos ocho de ellos a continuación.

Échale picante

Conexión entre comida picante y demencia

Además de alargar la vida, los alimentos picantes pueden actuar como supresores naturales del apetito gracias a su componente distintivo, la capsaicina, y contribuyen a reducir la grasa corporal. No son los únicos beneficios, ya que también estimulan el metabolismo, reducen el antojo de azúcar, rebajan la inflamación, protegene contra las bacterias, aumentan la líbido y son positivos para una buena circulación sanguínea.

Oler menta

menta

Una bocanada de menta puede mantener a raya el hambre. Este estudio encontró que cuando los participantes olían la menta cada dos horas durante cinco días, consumían casi 1.800 calorías totales menos esa semana y calificaban su nivel de hambre significativamente más bajo que los participantes que no estaban expuestos a la menta. Valen diversos métodos, desde encender una vela con este aroma a masticar chicle de menta o hierbabuena, o hacerse un té de esta planta.

Añade semillas de chía a tus yogures o batidos

chia

Las semillas son un ingrediente ideal para completar tus comidas. En concreto, las de chía están repletas de fibra y, por tanto, pueden ayudarte a regular el hambre. ¿Cómo usarlas? Puedes espolvorearlas en avena, yogur, postres o batidos, así como añadirlas a tus ensaladas, revueltos y un largo etcétera. Son supresoras del apetito porque se hinchan en el estómago, alcanzando hasta nueve veces su tamaño. Otras fuentes de fibra soluble incluyen legumbres, avena, espárragos y linaza.

Come una manzana todos los días

manzana

Comer una manzana al día es fundamental para prevenir enfermedades como el cáncer, pero además, esta exquisita fruta puede servir como un supresor natural del apetito debido a la combinación de pectina, fibra soluble, alto contenido de agua y mucha masticación. Lleva una al trabajo u opta por ella como merienda.

Bebe dos vasos de agua antes de cada comida

agua

Beber dos vasos de agua antes de cada comida ayuda a dominar el apetito. Si el agua te aburre puedes proporcionarle sabor añadiendo rodajas de cítricos o pepinos, o un trago de jugo de fruta. También es recomendable la ingesta de verduras ricas en agua como lechuga, pepinos, rábanos, calabacín o apio.

Controla tu respiración

respirar

Cuando estás estresado, tu cuerpo aumenta la producción de la hormona cortisol, ligada a una mayor acumulación de grasa abdominal, así como a otros problemas de salud crónicos, tal y como señalan diversos estudios. El cortisol también hace que el cuerpo forme una resistencia a la leptina, una hormona que envía la señal al cerebro de que estás lleno. Dicho de otro modo, ante el estrés, mayor cortisol secretas y menos capaz eres de saber cuando estás lleno. Además, en momentos de ansiedad y nerviosismo apetecen alimentos con alto contenido de azúcar y carbohidratos que producen serotonina y nos hacen sentir tranquilos y en control. Probar ejercicios de respiración y meditación es un buen consejo a seguir.

Haz ejercicio antes de cenar

deporte

Si bien un día completo de trabajo físico puede dejarlo hambriento, un entrenamiento intenso más corto puede tener el efecto contrario. Un análisis de 20 estudios encontró que el ejercicio suprimía la grelina acilada “hormona del hambre” al tiempo que aumentaba los niveles de hormonas que actúan como supresores del apetito. Acompaña este paso con una cena ligera y equilibrada para dormir bien.

Presta atención a tu comida

cocinar

La atención plena puede tener muchos beneficios, desde el control del dolor hasta la reducción del estrés, incluyendo la supresión del apetito. Las técnicas de alimentación consciente podrían ayudar a controlar la alimentación emocional y los atracones, según una revisión de estudios de 2014. Durante cada bocado, recuerda masticar despacio y tomar nota del sabor, la textura y el olor de los alimentos, prestando atención a las señales de plenitud de su cuerpo. Aprovecha para echarle un ojo a este reportaje sobre la alimentación intuitiva.

Fuente | Reader´s Digest

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.