Salud

9 señales de que estás bebiendo demasiada agua

9 señales de que estás bebiendo demasiada agua

Aunque varía según nuestra edad, género, condición física, peso o clima en el que vivamos, aproximadamente debemos beber unos dos litros de agua al día, ocho vasos. ¿Qué le sucede a nuestro cuerpo si tomamos más de la cuenta?

Beber agua es absolutamente prioritario para que nuestro organismo funciojne adecuadamente. No obstante, y aunque la deshidratación sea más conocida por abundar más en nuestro mundo debido a problemas sanitarios y de desabastecimiento, la sobrehidratación también es un fenómeno peligroso. 

¿Cuál es la cantidad ideal de agua que deberíamos beber al día?

Beber demasiada agua puede provocar intoxicación por agua, también conocida como hiponatremia, un fenómeno que provoca que el interior de las células se inunde debido a los niveles anormalmente bajos de sodio en el torrente sanguíneo. En casos severos, la intoxicación por agua puede conducir a problemas de salud debilitantes, como convulsiones, coma e incluso la muerte.

Para que no sufras el problema de la sobrehidratación, repasamos algunos de los síntomas que indican que estás bebiendo demasiada agua.

9 indicadores de que estás bebiendo más agua de la necesaria

  • Siempre tienes la botella de agua en la mano: Si la llenas de inmediato en cuanto se agota y beber de forma compulsiva en todo momento, deberías parar. Puedes provocar niveles bajos de sodio en sangre, hinchar todas las células de tu cuerpo e incluco el cerebro, que solamente puede hincharse entre un 8 y un 10% antes de llegar al cráneo y empujar el tallo cerebral.
  • Bebes siempre sin llegar a tener sed: La sed es el mecanismo de nuestro organismo para regular el contenido de agua en el cuerpo y uno de los primeros síntomas de deshidratación. La mejor manera de saber si su cuerpo realmente necesita más agua es ser consciente de si realmente tienes sed o no. Escúchala.
  • El color de tu orina es demasiado transparente: Si bebes una cantidad saludable de agua, el color de tu orina debe ser similar a la limonada. Aunque la mayoría de las personas cree que la orina clara es el signo más saludable de hidratación, tener orina sin pigmentación puede ser un signo de que estás bebiendo demasiada agua.
  • Te levantas siempre a hacer pis por la noche: Si no tienes ningún problema renal de otro tipo y te levantas en medio de la noche para ir a baño, podías estar consumiendo demasiado líquido, aunque la cafeína o la vejiga hiperactiva podrían ser otras causas. Según la Clínica Cleveland, la mayoría de las personas orinan entre seis y ocho veces al día. Si lo haces más de diez veces al día, puedes estar bebiendo más agua de la que necesita tu cuerpo. Para evitar la micción nocturna, toma el último vaso de agua un par de horas antes de meterte en cama.
  • Sientes náuseas e incluso llegas a experimentar vómitos: Los síntomas de sobrehidratación se parecen mucho a los de la deshidratación. Si bebes demasiado, tus riñones se vuelven incapaces de eliminar el exceso de líquido y el agua comienza a acumularse en el cuerpo. Esto puede causar una serie de síntomas desagradables, incluyendo náuseas, vómitos y diarrea.
  • Punzantes dolores de cabeza: También son signo tanto de sobrehidratación como de deshidratación. Cuando bebes demasiada agua, la concentración de sal en tu sangre se reduce, lo que hace que las células de los órganos de todo tu cuerpo se hinchen. Cuando la concentración es baja, las células crecen, tu cerebro se hace más grande y genera presión contra el cráneo,
  • Hinchazón o decoloración en sus manos, labios y pies: En muchos casos de hiponatremia, las personas experimentarán una notable hinchazón o decoloración en sus manos, labios y pies.
  • Músculos débiles y calambres: Cuando bebes demasiada agua, tus niveles de electrolitos disminuyen y ese equilibrio se ve comprometido. Los niveles bajos de electrolitos pueden causar una serie de síntomas desagradables, incluidos espasmos musculares y calambres.
  • Cansancio y fatiga: Los riñones son responsables de filtrar el agua que bebes a través de su cuerpo y asegurarse de que los niveles de líquido en el torrente sanguíneo se mantengan equilibrados. Si consumes demasiado líquido los fuerzas a trabajar, creando una reacción hormonal que deja tu cuerpo estresado y fatigado.

Fuente | The Healthy

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.