Salud

8 síntomas de que tienes adicción a la comida

8 síntomas de que tienes adicción a la comida

La conducta adictiva frente a la comida, al igual que cualquier otra adicción como el alcoholismo o la ludopatía, demanda atención y terapia psicológica. Estos son algunos de los síntomas dee que la padeces.

La adicción a la comida es un problema cada vez común en la sociedad occidental, implicando atracones, antojos o falta de control sobre los alimentos que se consumen en la dieta diaria. 

Por qué la comida basura es peor hoy que hace 30 años

En el presente artículo repasamos algunos de sus síntomas más comunes para que puedas identificar este problema, vinculado a emociones como el estrés y la ansiedad, a la producción de serotonina, endorfinas y dopamina propiciadas por los hidratos de carbono refinados o el estilo de vida sedentario, así como a la globalización del modo de vida anglosajón.

8 síntomas comunes de la adicción a la comida

  • Tienes antojos a pesar de estar lleno: Incluso aunque hayas disfrutado de una comida abundante y satisfactoria sigues teniendo antojos, pese a que el hambre sea inexistente. Si sucede en ocasiones aisladas no representa ningún problema, pero sí es frecuente y no dispones de control sobre ello sí se torna preocupante. El culpable es el sistema de recompensas de tu cerebro pidiendo que libere dopamina.
  • Comes mucha más cantidad de lo que pretendías: Si un bocado se convierte en una ración suculenta y nunca eres capaz de comer con moderación, parar ante la saciedad o calcular el tamaño de tus porciones podrías estar experimentando adicción a la comida.
  • No te detienes cuando estás lleno: Si comes hasta que te duele el estómago y experimentas digestiones pesadas a causa del exceso de alimento con frecuencia, tu conducta está mostrando rasgos de ser adictiva.
  • Te sientes culpable: Cuando comes de forma compulsiva, en exceso y sin hambre te sientes culpable, indisciplinado, débil o vulnerable. Sin embargo, por falta de voluntad vuelves a hacerlo otra vez.
  • Inventas excusas en tu cabeza: Cuando aparece el deseo en tu cabeza de ingerir comida chatarra, te autoengañas en vez racionalizar y optar por una decisión lógica y coherente, cediendo ante el consumo compulsivo o indeseado de ese tipo de alimentos.
  • No eres capaz de establecer reglas para ti mismo: Si fallas al intentar limitar, por ejemplo, el consumo de dulces al fin de semana o pedir pizza un par de veces al mes, este fracaso podría apuntar a una adicción por la que deberías pedir ayuda.
  • Te escondes de otros para comer: Si prefieres comer solo, cuando no hay nadie más en casa, en el coche o a altas horas de la madrugada después de que todos se hayan ido a la cama, está claro y en botella.
  • Ignoras los problemas físicos: A corto plazo, la comida chatarra puede provocar aumento de peso, acné, mal aliento, fatiga, mala salud dental y otros problemas comunes. No obstante, a largo plazo los efectos son devastadores, ya que puede ocasionar obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas, Alzheimer, demencia e incluso algunos tipos de cáncer.

Fuente | Healthline

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.