Sabes de sobra que la fruta y las verduras son sanas, que aportan infinidad de beneficios a tu cuerpo, pero aún así probablemente no consumas suficientes. Y eso puede estar relacionado con algunos síntomas que estés experimentando, del cansancio a los calambres musculares, el estrés o la falta de memoria.

Además, la falta de los nutrientes que aportan las frutas y las verduras puede no solo ocasionarte molestias leves como las que recopilamos a continuación, sino también afectar seriamente a tu salud.

8 errores comunes que cometes al cocinar verduras

Recuerda que las frutas, las verduras, los frutos secos, las legumbres y el pescado y la carne, o alimentos sustitutivos de los nutrientes que estos aportan (idealmente enteros, o lo menos procesados posible), son indispensables para tu día a día, así como para tu bienestar.

Incorporar más frutas y verduras a tu dieta es muy sencillo, si sigues estos consejos de la doctora de la clínica Lasky (Beverly Hills) Adrienne Youdim, que recoge Reader’s Digest.

  • Ten siempre frutas y verduras a mano, y cocina en una tarde todas las que deban cocinarse antes de ingenirse: puedes hacerlas en una sartén o al horno, y así podrás utilizarlas en ensaladas o como guarnición.
  • Utilízalas en todas tus comidas y cenas, ya sea una fruta al final de la comida, una ensalada al principio, como guarnición…
  • Cómpralas congeladas para aquellos momentos en que no puedas contar con frescas: cocinarlas es muy fácil (solo suele ser necesario hervirlas o pasarlas por la sartén), ni siquiera tienes que pelarlas ni cortarlas, e incluso puedes utilizar fruta congelada para zumos.

A continuación enumeramos 7 señales que indican que estás comiendo menos verdura de la que deberías:

Te salen moratones con facilidad

Consumir poca vitamina C puede llevar a que te salgan moratones con más facilidad, así como a que cicatrices peor o a que te sangren las encías. Para conseguir vitamina C debes comer pimientos rojos, col, o kiwis, que son ricos en este nutriente.

Estás cansado todo el tiempo

Debes obtener el suficiente ácido fólico, porque su déficit te puede hacer sentir débil y cansado. Puedes encontrar esta vitamina B en verduras de oja verde y en guisantes, alubias, frijoles, espárragos y lentejas.