Salud

7 señales de tu cuerpo de que necesitas comer más

12 señales de tu cuerpo de que necesitas comer más

Aunque intentes perder peso, deberías comer lo suficiente y seguir una alimentación plena y saludable. Estas son 7 señales de tu cuerpo para indicarte que necesitas comer más.

A la hora de tener un peso equilibrado es fundamental abandonar el sedentarismo, practicar deporte varias veces a la semana o abandonar el alcohol. Seguir una dieta saludable, rica en los principales macronutrientes, también es indispensable. Sin embargo, no debes confundir esto con seguir dietas hipocalóricas que dañen tu salud o abogar por peligrosos tratamientos o modas que causen problemas de salud a largo plazo.

10 de las costumbres más raras del mundo a la hora de comer

Sin una guía o supervisión nutricional adecuada, muchas personas reducirán drásticamente las calorías consumidas y aumentarán drásticamente las calorías quemadas para perder peso rápidamente. Como resultad podrías dañar ru salud a largo plazo si no comes lo suficiente.

No existe una cantidad estipulada fija de calorías que debas comer al día, sino que la cantidad varía según la persona. Por lo general, se basa en su BMR o en la energía necesaria para que su cuerpo realice funciones sistémicas normales, como la señalización nerviosa o la respiración. Por ejemplo, una mujer de entre 18 y 35 años y de 70 kilos precisa de 2.250 calorías al día, una cifra que se reduce con la edad. Los hombres jóvenes, tomando como referencia el mismo peso, precisarían 2.760 calorías al día.

A continuación, repasaremos una serie de señales que indican que no estás comiendo lo suficiente.

7 señales de que no estás comiendo lo suficiente

  • Sensación permanente de agotamiento y fatiga: Si consumes muy pocas calorías te sentirás una persona cansada y lenta, teniendo más dificultad para realizar las actividades diarias. Además, tu metabolismo se ralentizará si restringes los alimentos, perjudicando a largo plazo tu salud. Es el conocido como efecto yo-yo de las dietas. Por otro lado, la debilidad, sensación de depresión y energía baja también indican deficiencia de nutrientes.
  • Pérdida de masa muscular: Si reduces drásticamente tus calorías diarias es inevitable que tu sistema muscular se resienta, especialmente si consumes poca proteína. La pérdida de músculo altera la tasa metabólica, haciéndolo más lento. En las dietas extremas, prolongadas y restrictivas en calorías, el cuerpo también puede pasar al “modo de hambre”. Aquí es donde el metabolismo de su cuerpo se ralentiza y retiene las reservas de grasa en lugar de quemarlas para obtener energía.
  • No tienes la regla: En las mujeres, la ausencia de un ciclo menstrual durante tres o más meses consecutivos, también conocida como amenorrea secundaria, a menudo es una señal común de que el cuerpo no está recibiendo suficientes calorías para satisfacer las necesidades metabólicas básicas. Además, puede ser indicativo de anemia, generada por carencia de nutrientes como el hierro.
  • Irritación constante: Varios estudios también han demostrado que las dietas restrictivas pueden aumentar los niveles de cortisol, la conocida como hormona del estrés o de la supervivencia. Cuando los niveles de cortisol son altos, puede alterarse el equilibrio hormonal y por ende, el metabolismo.
  • Hipoglucemia: Esta condición también podría significar que hay otro problema de salud subyacente que requiere consulta médica. Los síntomas de niveles bajos de azúcar en la sangre o hipoglucemia -inferior a 70 mg / dl- incluyen fatiga, temblores, irritabilidad y hambre.
  • Enfermas más de lo habitual: Si encadenas un catarro tras otro, pillas todos los virus y llevas una larga época encontrándote mal es probable que tu sistema inmunológico esté pidiendo a gritos suficientes macronutrientes de los carbohidratos, proteínas y grasas para reparar los músculos y reponerlos de la actividad metabólica diaria.
  • Tienes siempre frío: Si necesitas abrigarte en todo momento incluso cuando la temperatura es agradable, podría ser un síntoma indicativo de que deberías comer más. Existen estudios que vinculan dietas restrictivas con una menor cantidad de la hormona tiroidea T3, responsable de regular la temperatura.

Fuente | Eat This, Not That

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.