Salud

7 errores a la hora de dormir que te impiden adelgazar

7 errores a la hora de dormir que te impiden adelgazar

Dice un proverbio patrio que el dormir y el comer no quieren prisa. Centrándonos en el descanso, existen muchos errores que cometes a la hora de meterte en cama y que lastran las oportunidades de perder peso.

Aunque parezca magia, es posible adelgazar si pones en práctica una serie de hábitos saludables. Una investigación reciente determinó en este sentido que dormir menos horas de las recomendadas te impide reducir la circunferencia de tu cintura hasta en un 55 por ciento. Sin embargo, destinar al sueño entre 7 y 8 horas por noche puede ayudar a mejorar la retención de la memoria, reducir los niveles de inflamación, disminuir el estrés, aumentar la inmunidad y prevenir enfermedades metabólicas o cardiovasculares. 

Técnicas muy efectivas para dormirse rápido según la neurociencia

¿Quieres saber qué rutinas nocturnas perjudican tu salud y te impiden descansar adecuadamente? Estos hábitos comunes podrían interferir negativamente en tus intentos por perder peso, causarte malestar y evitar muchos beneficios que apareja la adecuada higiene del sueño. Toma buena nota de ellos y consigue adelgazar durmiendo.

7 hábitos de sueño que te impiden adelgazar

  • Quedarte despierto hasta tarde: La investigación revela que cuánto menos duermes y más tarde te acuestas, más ansias los alimentos ricos en calorías mientras que suben los niveles de cortisol en tu cuerpo, propiciando que se incrementen las hormonas de almacenamiento de grasa. De esta manera tu cuerpo no sabe determinar adecuadamente cuándo tienes hambre o cuando debe dejar de quemar calorías.
  • Dormirte en el sofá: Es probable que te haya pasado sin querer mientras disfrutas de una peli, pero interrumpir tu sueño y despertarte en medio de la noche para vagabundear hasta tu cama desestabilizará tus ritmos circadianos y te impedirá disfrutar de un sueño profundo. Además, al no dormir seguido tu cuerpo produce grelina en exceso, la hormona estimulante del hambre.
  • Estar con dispositivos electrónicos en cama: No leas artículos en la tableta ni pongas otro episodio de Netflix. Medita, oye música, pon la radio o coge un buen libro. Cuánta más electrónica metes en cama, peor. Un estudio en la revista Pediatric Obesity descubrió que los millennials que se exponen antes de dormir a la luz de las pantallas no pueden descansar lo suficiente y sufren de malos hábitos de estilo de vida. También descubrieron que los niños con acceso a un dispositivo electrónico tenían casi 1,47 veces más probabilidades de tener sobrepeso en comparación con los que no tenían ninguno.
  • Bebes demasiada agua antes de quedarte dormido: Aunque debes mantenerte hidratado a lo largo del día, ingerir demasiada agua justamente antes de dormir propiciará que te despiertes a media noche para orinar. La National Sleep Fundation anunció que, según su investigación, quienes duermen muy pocas horas (5-6) son propensos a tener un mayor riesgo de aumento de peso y, lo que es peor, aumento de grasa.
  • Cenas poco antes de meterte en cama: Nunca deberías irte a la cama completamente lleno, ya que tu cuerpo tendrá que trabajar durante toda la noche para digerir lo comido. Ten en cuenta que cuanto más tiempo tardes en alcanzar un estado de paz, menos descansarás, te despertarás fatigado e irascible y es probable que elijas un artículo repleto de calorías para el desayuno. Cena al menos dos horas antes de dormir optando por alimentos suaves y ligeros que potencien la producción de melatonina
  • Hace mucho calor en tu habitación: Según un estudio que ha visto la luz en el Diabetes Journal, las temperaturas frías pueden ayudarnos a atacar la grasa del vientre mientras dormimos. Sucede que las temperaturas frescas aumentan el poder de nuestras reservas de grasa marrón, un tipo de grasa metabólicamente activa que ayuda a mantener el calor al quemar la grasa almacenada en nuestros estómagos. También ayuda a descansar mejor y más rápido, ya que la temperatura corporal disminuye naturalmente al ponerse el sol. Christopher Winter, director médico de Charlottesville Neurology & Sleep Medicine dice que lo ideal está entre los 15 y los 19 grados. No se recomienda dormir a más de 23 grados ni por debajo de los 12.
  • Comes chocolate o tomas café antes de dormir: Es mejor que optes por el chocolate negro -que tiene una proporción del 70% de cacao-, puesto que el exceso de azúcar o el caramelo contiene cafeína, por lo que podría sobreestimularte y lastrar tu descanso. Sobra decir que tampoco deberías beber café ni té antes de acostarte.

Fuente | Eat This, Not That

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.