Salud

7 enfermedades y problemas de salud que pueden revelar tus dientes

Enfermedades que revelan los dientes

Las diferentes partes de tu cuerpo, como los ojos, la piel o el pelo, pueden mostrar síntomas reveladores de diversos problemas de salud. Hoy te enseñaremos siete enfermedades que pueden mostrar tus dientes.

Si prestas atención a tu boca y a lo que sucede entre tus dientes probablemente te toparás con que aportan información muy valiosa sobre tu estado de salud. Diversas enfermedades periodontales, el mal aliento o los problemas en el esmalte pueden apuntar a diversas enfermedades. Veamos algunos ejemplos.

7 problemas de salud que pueden mostrar tus dientes

  • Diabetes tipo 2: Si tienes las encías rojas o inflamadas -algo común si padeces enfermedad periodontal, causada por bacterias en la boca que infectan los tejidos y crean placa- podrías tener diabetes. Esta puede hacer que el azúcar en la sangre sea más difícil de controlar. De hecho, la investigación científica disponible muestra que la diabetes es un factor de riesgo importante para la periodontitis, una forma más grave de enfermedad periodontal que puede dañar los tejidos blandos y destruir el hueso que sostiene los dientes. Si las encías sangran mucho y están hinchadas o tienes abscesos o infecciones frecuentes, es importante averiguar si tienes diabetes. La enfermedad periodontal también está relacionada con un mayor riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.
  • Reflujo ácido: Si cuidas tu higiene dental pero tienes halitosis de forma permanente, el mal aliento podría ser indicativo de un problema de salud, como la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Muchas de las personas que la padecen ignoran que la tienen, ya que es un mal silencioso y en muchas ocasiones sucede durante el sueño. Con el tiempo, lo grave es que aumenta significativamente el riesgo de erosión dental.
  • Estrés: Apretar los dientes puede ser una señal de que estás bajo presión. Con el tiempo, puedes rechinar y dañar las piezas dentales, causando sensibilidad y dolor. Incluso puedes llegar a la dentina, debajo del esmalte, cambiar la altura de la mordida, crear problemas de ATM e incremetar el riesgo de fractura. Otro signo indicativo de estrés es la proliferación de aftas dolorosas, que afortunadamente son benignas.

  • Densidad mineral ósea baja: Tener los dientes flojos o experimentar retroceso en las encías puede indicar baja densidad mineral ósea, lo que puede provocar osteoporosis. Según el Instituto Nacional de Salud (NIH), las mujeres con osteoporosis son tres veces más propensas a experimentar pérdida de dientes que aquellas que no sufren dicha enfermedad. El Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel sugiere que las radiografías dentales se pueden usar como una herramienta de detección para la osteoporosis.
  • Enfermedad autoinmune: La excesiva sequedad bucal puede apuntar a la enfermedad autoinmune conocida como Síndrome de Sjogren, que afecta principalmente a mujeres mayores de 40 años. Con la enfermedad, el cuerpo ataca las glándulas que producen saliva y lágrimas, causando sequedad en la boca y los ojos y aumentando el riesgo de caries. Aunque no hay cura conocida por el momento, los síntomas se pueden controlar con tratamiento.
  • Desorden alimenticio: Es posible detectar signos de anorexia y bulimia en pacientes a través de la boca. Con la anorexia, las deficiencias nutricionales, incluida la falta de calcio, hierro y vitaminas B, pueden causar caries, enfermedad de las encías, aftas y sequedad de boca, según la Asociación Nacional de Trastornos de la Alimentación (NEDA). Con la bulimia, el ácido del estómago por el vómito puede erosionar el esmalte dental, provocando sensibilidad a los alimentos fríos y calientes y cambiando el color y la forma de los dientes. En algunos casos, los dientes pueden debilitarse lo suficiente como para romperse. El enrojecimiento y los cortes a lo largo del paladar provocados por la purga son una de las principales señales de alerta, así como la erosión en la superficie interna de los dientes, donde primero llega  el ácido clorhídrico estomacal.
  • Intolerancia al gluten: Si eres una persona celíaca, también es posible averiguarlo a través de la boca. Pese a que la afección, una enfermedad autoinmune en la que el gluten daña el intestino delgado, se asocia con síntomas gastrointestinales, la enfermedad celíaca también puede afectar los dientes y provocar defectos en el esmalte dental. Entre sus efectos destacan la decoloración de los dientes en forma de manchas blancas, amarillas o marrones en los dientes. También propicia que los dientes parezcan picados, algo simétrico que aparece en los incisivos y molares. Otros síntomas orales de la enfermedad celíaca incluyen aftas recurrentes; lengua lisa y roja y boca seca.

Fuente | Reader´s Digest

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.