Salud

7 cosas que pasan en tu cuerpo al dejar de comer carne

6 cosas que pasan en tu cuerpo al dejar de comer carne

Si quieres reducir o abandonar la ingesta de carne y tienes curiosidad por saber las consecuencias que este cambio en tu dieta tendrá en tu organismo, estos son seis cambios que revelan diferentes estudios científicos hasta la fecha.

La Unión Vegetariana Internacional reveló en su último estudio que existen más de 600 millones de vegetarianos en el mundo, incrementándose en lugares como Estados Unidos un 500 %, desde 2014 hasta la actualidad. Hoy en día se estima que entre el 1% y el 2% de la población mundial es vegetariana o vegana. ¿Qué sucede en tu cuerpo cuando dejas de comer carne?

7 signos de que necesitas comer más verduras

Cabe destacar que tanto las dietas vegetarianas y veganas como las omnívoras pueden ser o no ser saludables dependiendo de los nutrientes que se incluyan en ella, especialmente en lo relativo a vitaminas, minerales y los tres grandes grupos de macronutrientes: carbohidratos, grasas y proteínas. En torno a estas últimas, aquellas personas que rechazan la de origen animal optan por fuentes vegetales como garbanzos, frutos secos, lentejas, tofu, edamames, soja o espirulina.

7 consecuencias en tu organismo de abandonar la carne

  • Perderás peso:  Un estudio publicado en el Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics que prescribió una dieta vegetariana a partir de una variedad de verduras, frutas, granos integrales y legumbres comprobó que la pérdida de peso puede ser más fácil que con otros planes, aunque para ello la dieta más adecuada es la mediterránea y la DASH -ambas pueden adaptarse a alternativas vegetales-.
  • Desciende el colesterol malo: Un metaanálisis publicado en la revista Nutrition Reviews encontró que las dietas vegetarianas a base de plantas están asociadas con niveles más bajos de colesterol total, incluidos niveles más bajos de colesterol HDL y LDL, en comparación con las dietas omnívoras.
  • Menor inflamación: Si comes altas cantidades de carne, queso y alimentos altamente procesados, es probable que tenga niveles elevados de inflamación en su cuerpo. La inflamación crónica está vinculada al desarrollo de aterosclerosis, ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, diabetes y enfermedades autoinmunes, entre otras afecciones. Por el contrario, las dietas basadas en plantas son naturalmente antiinflamatorias, ya que son ricas en fibra, antioxidantes y otros fitonutrientes, y mucho más bajas en desencadenantes inflamatorios como las grasas saturadas y las endotoxinas. También pueden reducir drásticamente su nivel de proteína C reactiva (PCR), un indicador de inflamación en el cuerpo.
  • Microbioma saludable: Los billones de microorganismos que viven en nuestros cuerpos se denominan colectivamente microbioma, cruciales para la salud en general. Contribuyen a la adecuada digestión de los alimentos pero  nutrientes críticos, entrenan nuestro sistema inmunológico, activan y desactivan los genes, mantienen el tejido intestinal saludable y ayudan a protegernos del cáncee.  Los estudios también han demostrado que juegan un papel en la obesidad, la diabetes, la aterosclerosis, la enfermedad autoinmune, la enfermedad inflamatoria intestinal y la enfermedad hepática. Los alimentos vegetales aportan altas cantidades de fibra idónea para un microbioma sano. Por otro lado, la carnitina presente en huevos, lácteos, carne o marisco provoca que las bacterias intestinales generen una sustancia que nuestro hígado convierte en un producto tóxico llamado TMAO, vinculado a un mayor riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.
  • Menos papeletas de contraer diabetes: Se ha demostrado que la proteína animal, especialmente la carne roja y procesada aumenta el riesgo de diabetes tipo 2. ¿Por qué la carne causaría diabetes tipo 2? Varias razones: se ha descubierto que la grasa animal y los conservantes de nitrato en la carne dañan las células pancreáticas, causan inflamación, causan aumento de peso y afectan la forma en que funciona nuestra insulina. Reducirás las posibilidades de sufrir esta enfermedad si sigues una dieta basada en plantas, especialmente si comes granos integrales.
  • Mejora de la piel: Los antioxidantes, fibra y minerales presentes en una dieta basada en plantas ayudan al sistema a desintoxicarse diariamente, contribuyendo a una piel más saludable, con menor aparición de problemas cutáneos como el acné, la rosácea o el eccema.
  • Más gases: El aumento repentino de la ingesta de fibra, a través de frutas, verduras, legumbres y granos integrales puede causar gases e hinchazón abdominal, fenómenos bastante molestos. Para compensar este efecto secundario no deseado, es recomendable eliminar gradualmente la carne y aumentar de forma paulatina pero constante los alimentos que son especialmente ricos en fibra. También existen trucos, como agregar hinojo y comino a las legumbres.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.