Salud

7 alimentos que tienen más vitaminas congelados que frescos

alimentos congelados

Algunos alimentos congelados conservan concentraciones más elevadas de determinadas vitaminas y nutrientes que en el caso de sus homólogos frescos. Te ponemos varios ejemplos.

Ya hemos derribado en otras ocasiones el falso mito de que la comida congelada es menos sana que la fresca: hay muchos alimentos conservados a través de este método que conservan cerca del 100% de su contenido nutricional y que resultan esenciales para tener a mano, como las alcachofas o los edamames.

8 alimentos que están mejor en la nevera que en la despensa

Pero es que además, algunos alimentos llegan a ser más sanos congelados debido a que se enfrían justo en el momento cúspide de su frescura, impidiendo que se echen a perder antes de ser usados, tal y como avalan diversos estudios científicos. Te contamos cuáles son algunos de ellos.

Guisantes

guisante

Los guisantes congelados pueden tener más cantidad de vitamina C que los frescos, según Healthline. De este modo, puedes aprovechar para tenerlos siempre a mano y disfrutar de su alta presencia de hierro, fósforo, magnesio y múltiples vitaminas, además de su elevada cantidad de proteínas.

Espinacas

espinacas

Al igual que los guisantes, las espinacas congeladas tienden a tener más vitamina C que sus contrapartes frescas. Este alimento, el favorito de Popeye el Marino, es clave para tus ojos, sistema digestivo, circulación sanguínea, huesos, músculos y cerebro, entre otras propiedades.

Brócoli

brocoli

El brócoli es de los más odiados por los niños, pero lo cierto es que se trata de una verdura fundamental y versátil con calorías bajas, propiedades anticancerígenas y gran aporte de vitamina C, ácido fólico, vitamina A, calcio, potasio, fósforo, hierro, vitaminas B1, B2 y B6,  yodo, cinc, cobre y manganeso. Resérvale un hueco en tu congelador.

Zanahorias

zanahoria

A menos que esté comiendo zanahorias frescas tras ser recogidas -en un mercado o frutería local-, es posible que hayan perdido algo de valor nutricional durante el proceso de envío y almacenamiento en supermercados convencionales. Según la Escuela de Medicina de Harvard, “dentro de una semana de almacenamiento refrigerado, las zanahorias pueden perder cerca del 80% de su vitamina C”. ¿Por qué no empezar a comprarlas congeladas?

Arándanos

arandanos

Un estudio de 2013 de la Universidad de Chester encontró que los arándanos frescos pierden vitamina C cuanto más tiempo están en la nevera. Los arándanos congelados tenían una concentración más alta de vitamina C que los arándanos frescos en primer lugar, pero después de tres días de refrigeración, los arándanos frescos perdieron mucha vitamina C. Especialmente para tus batidos, la opción de comerlos congelados gana enteros.

Judías verdes

judías

Al igual que otros alimentos de este listado, las judías verdes frescas perdieron una cantidad significativa de vitamina C tras pasar tres días de refrigeración, según datos del estudio de la Universidad de Chester. “Cuando se comparan las judías verdes frescas en una tienda con las congeladas, las congeladas casi siempre tendrán un mayor contenido de nutrientes, porque fueron recolectadas y procesadas con el punto más alto de calidad y luego congeladas para conservarlas”, dijo Mario G. Ferruzzi, nutricionista y profesor de ciencias en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, a la CNN el año pasado.

Maíz

maiz

Una investigación llevada a cabo en la Universidad de California-Davis descubrió que el maíz congelado era más alto en vitamina C que el maíz fresco. 

Fuente | Eat This/Healthline

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.