Salud

7 sorprendentes datos sobre la sangre

7 sorprendentes datos sobre la sangre

Nuestro cuerpo está lleno de ella, pero hay muchas cosas que desconocemos. ¿Quieres saber siete sorprendentes datos sobre la sangre?

Seguro que en muchas ocasiones te has cortado y has sangrado, pero existen diversas funciones desempeñadas por el sistema circulatorio que probablemente no conoces, así como curiosidades sobre este viscoso fluido de color rojo brillanee. Son las que enumeramos a continuación.

7 datos sobre la sangre que deberías conocer

  • Todavía se utiliza la sangría para tratar enfermedades: Las civilizaciones antiguas como la griega empleaban el sangrado para curar toda clase de enfermedades y problemas de salud. Hipócrates creía que la enfermedad era causada por un desequilibrio de cuatro “humores”: sangre, flema, bilis negra y bilis amarilla. Durante siglos, los médicos creyeron que el equilibrio podría restablecerse eliminando el exceso de sangre, a menudo con cortes o sanguijuelas. Aunque estos tratamientos son muy poco frecuentes desde mediados del siglo XIX, todavía se usa para abordar afecciones como la hemocromatosis, una enfermedad hereditaria que hace que su cuerpo absorba demasiado hierro. La saliva de las sanguijuelas tiene propiedades antiinflamatorias, antibióticas y anestésicas. También contiene hirudina, una enzima que previene la coagulación.
  • No se comprendió el funcionamiento de la circulación de la sangre hasta el siglo XVII: Aunque se le atribuye a William Harvet el funcionamiento y la demostración de la mecánica de la circulación, su trabajo se desarrolló a partir de invstigaciones anteriores. Diseccionando diseccionando animales vivos, este científico pudo describir cómo el corazón bombeaba sangre a través del cuerpo y cómo la sangre regresaba al corazón. También mostró cómo las válvulas en las venas ayudaron a controlar el flujo de sangre a través del cuerpo. Aunque recibió críticas de muchos de sus contemporáneos, pero sus teorías fueron finalmente reivindicadas.
  • Se descubrieron los tipos de sangre hace poco más de un siglo: El médico austríaco Karl Landsteiner descubrió diferentes grupos sanguíneos en 1901, tras pecibir que la sangre mezclada de personas con diferentes tipos se coagularía. Su investigación posterior clasificó los tipos A, B y O. (Una investigación posterior identificó un tipo adicional, AB).
  • La sangre supone un 8% del peso corporal: El cuerpo de un adulto contiene aproximadamente 5 litros de sangre. Una excepción son las mujeres embarazadas, cuyos cuerpos pueden producir aproximadamente un 50% más de sangre para nutrir al feto.  El plasma, la porción líquida de la sangre, representa aproximadamente 3 litros. Transporta glóbulos rojos y blancos y plaquetas, que transportan oxígeno a nuestras células, combaten enfermedades y reparan vasos dañados. Estas células están unidas por electrolitos, anticuerpos, vitaminas, proteínas y otros nutrientes necesarios para mantener todas las demás células del cuerpo.
  • Una célula de sangre roja saludable dura unos 120 días: Los glóbulos rojos contienen una proteína fundamental llamada hemoglobina que entrega oxígeno a todas las demás células de nuestro cuerpo. También transporta dióxido de carbono de esas células a los pulmones. Los glóbulos rojos se producen en la médula ósea, pero no todos producen los sanos. Las personas con anemia falciforme, una afección hereditaria, desarrollan glóbulos rojos malformados que se atascan en los vasos sanguíneos. Estas células sanguíneas duran entre 10 y 20 días, lo que conduce a una escasez crónica de glóbulos rojos, que a menudo causa dolor, infección y daño a los órganos.
  • La sangre podría desempeñar un papel clave en el Alzheimer: En 2014, una investigación dirigida por científicos de la Universidad de Stanford descubrió que inyectar el plasma de ratones jóvenes en ratones mayores mejoraba la memoria y el aprendizaje. Anteriores experimentos llevados a cabo en ratones evaluaron si la sangre joven podría revertir los signos del envejecimiento. Sus resultados mostraron en los roedores efectos rejuvenecedores de una proteína sanguínea particular en los órganos de ratones mayores.
  • Ver sangre hace perder la vista transitoriamente a muchas personas: Entre el 3% y el 4% de las personas sufre la aprensión asociada con la sangre, las lesiones o los procedimientos médicos invasivos, como las inyecciones, aumenta el nivel de una fobia que causa desmayos y hace perder la visita momentáneamente. Disminuye la presión arterial y la frecuencia cardíaca, una reacción causada por el nervio vago. 

Fuente | Mental Floss

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.