Salud

5 pequeños consejos para evitar picar entre horas

5 pequeños consejos para evitar picar entre horas

Si estás siguiendo una dieta, es probable que una de las cosas más difíciles sea no picar entre horas. Te damos algunos trucos para evitar este hábito que añade calorías y dificulta el control de tu peso.

El impulso de picar entre horas es el principal enemigo de todas las dietas para perder peso. Estos tentempiés a deshoras van sumando calorías en momentos críticos del día, y además hacen más difícil que seamos conscientes de todo lo que hemos comido a lo largo de la jornada.

Las mejores comidas fáciles y sanas de menos de 100 calorías para picar entre horas

Si te gustaría dejar de picar entre horas pero no sabes cómo hacerlo, toma nota de estos cinco trucos y prepárate para conseguir tu objetivo de adelgazar.

No compres comida por impulso

La mejor forma de evitar las tentaciones es no tenerlas cerca. Por lo tanto, cuando vayas al supermercado no compres nada que no debas comer (por mucho que te apetezca), y tampoco te lleves antojos de la panadería o de la tienda de la esquina. De esta forma, aunque tu fuerza de voluntad flaquee no tendrás nada en casa para darte un capricho.

Come nueces

Un estudio científicos reciente sugiere que comer nueces ayuda a adelgazar y perder peso. La investigación ha demostrado que las personas que consumen este alimento se sienten más saciadas durante más tiempo, lo que permite mantener el hambre a raya. Eso sí, tómalas con moderación y no excedas las cantidades recomendadas.

Deja la fruta a la vista

Otro truco para evitar picar entre horas consiste en dejar la fruta a la vista. Cuando comemos compulsivamente consumimos lo que tenemos a nuestro alcance, y si lo que tienes a la vista es una fruta reduces el riesgo de terminar comiendo alimentos calóricos.

Come con la mano no dominante

Llevar a cabo una actividad con la mano no dominante resulta más complicado porque tenemos menos habilidad. Esto sucede también al comer, y estudios científicos muestran que las personas que comen con la mano no dominante ingieren un 30% menos de alimentos.

Distráete

La acción de comer de forma compulsiva tiene siempre un desencadenante, como nerviosismo o ansiedad. Analiza cuáles son los tuyos, identifícalos y cuando se presenten distráete con otra actividad que te agrade. De este forma, lo más probable es que al terminar la actividad ya se te haya pasado el impulso de comer.

*Artículo original publicado en Computerhoy.com

Te recomendamos

Sobre el autor

Sandra Arteaga

Sandra Arteaga es periodista y escribe sobre informática y tecnología de consumo desde hace más de nueve años. Cacharrea con ordenadores desde la era de Spectrum y no hay videojuego que no haya probado ni joystick que no haya pasado por sus manos.
Escribo reportajes de actualidad e Internet y prácticos en Personal Computer & Internet desde 2008.