Salud

5 formas de comer kale, la nutritiva col rizada

5 formas de comer kale

La col kale ha ganado creciente popularidad en los últimos tiempos por su delicioso sabor, riqueza en nutrientes y versatilidad culinaria. Repasamos cinco maneras de preparar esta verdura de hoja verde.

La kale o col rizada, familiar del brócoli, coliflor o coles de Bruselas, es una verdura muy baja en calorías y sumamente nutritiva. Si tienes huerto o incluso un pequeño balcón puedes cultivarla: la época de siembra idónea es el otoño y a los tres meses podrás recolectar sus primeras hojas. Alcanza la madurez en primavera, momento ideal para extraer semillas para la próxima cosecha. Además, se trata de una hortaliza que aguanta bien las inclemencias meteorológicas.

9 ventajas de comer espinacas, un superalimento para tu salud

Entre sus virtudes es una de las mejores fuentes de vitamina K: una sola taza aporta siete veces la cantidad diaria recomendada del nutriente. También contiene 4,5 veces más vitamina C que las espinacas, reduce el colesterol malo, mejora la digestión, tiene antioxidantes anticancerígenos, permite evitar el déficit de minerales como potasio, cobre, calcio o manganeso y ayuda a controlar el peso.

Si no sabes cómo añadirla a tu dieta diaria, te proporcionamos cinco maneras diferentes de comerla.

5 maneras sencillas de comer col kale

  • Cruda en ensalada: No es necesario cocinar la col rizada para disfrutarla. Si lo corta en cintas muy, muy finas, es una gran ensalada. Su textura rugosa y su sabor ligeramente amargo son la combinación perfecta para añadir jugo de limón, aliño de aceite y vinagre y especias. Un truco es masajearla suavemente con las manos antes de preparar la ensalada para ablandar su dura textura. También puedes incluirla en wraps o bocadillos.
  • Cocida, hervida o al vapor: Al ser dura, puedes preferir cocinarla para degustarla más suave y sedosa. Para ello puedes hervirla, estofarla o prepararla al vapor. Después, incorpora tus especias favoritas o utilízala como guarnición para algún plato principal.
  • Sopas y guisos: La textura resistente de Kale lo convierte en el verde perfecto para formar parte de un buen potaje, sopa o guiso, ya que no se desmorona rápidamente en hilos húmedos como las espinacas.
  • Pasta: No se marchita demasiado ni pierde su textura deliciosa cuando se cocina con pasta. Añádela a tus platos italianos favoritos para inundarlos de nutrientes y minerales.
  • Snacks crujientes: Puedes hacer deliciosos aperitivos al horno con kale: todo lo que debes hacer es disponer enla bandeja unas cuantas hojas con aceite de oliva y sal y hornear. El resultado son chips de col rizada adictivamente crujientes y salados. También puedes incorporar sal ahumada, pimentón, cúrcuma, polvo de chile…

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.