Salud

5 cosas que te pasan si comes demasiado queso

5 cosas que te pasan si comes demasiado queso

Si comes queso con moderación podrás adquirir nutrientes esenciales como proteínas, calcio, fósforo, vitamina B12, niacina y vitamina A. Pero si te pasas, tu organismo podría sufrir las siguientes consecuencias negativas.

No es de extrañar que el queso te pirre: son varios los estudios científicos que comparan su carácter adictivo con el de las drogas. La responsable de que liberemos endorfinas a chorro limpio es una proteína llamada caseína que tiene unos efectos similares a los de los opiáceos durante su digestión. Sin embargo, no todos los quesos son igual de sanos: los más saludables son las versiones orgánicas de la ricota, la mozzarella, el feta, o quesos suizos como el emmental o el gruyère.

¿Qué es la levadura nutricional y qué beneficios tiene para tu salud?

En su justa medida y consumidos con moderación, los quesos pueden prevenir la osteoporosis, beneficiar tu salud dental, aportarte proteínas, grasas saludables y otros nutrientes como la vitamina B12, ayudarte a construir músculo o beneficiar a tu sistema inmune. Si te pasas, estas son algunas consecuencias negativas para tu cuerpo. 

5 cosas que suceden en tu organismo si te pasas comiendo queso

  • Aumento de peso: Tal y como revelan varios estudios como este llevado a cabo en 2016, comer mucho queso en grandes cantidades o en combinación con alimentos poco saludables propicia que engordemos. Su consumo está asociado con alimentos altos en grasa y bajos en fibra como galletas, chips, masa de pizza, pan bajo en fibra o pasta blanca.
  • Problemas estomacales y estreñimiento: Abusar de estos productos lácteos se relaciona con mayor riesgo de problemas estomacales, como gases e hinchazón, especialmente para aquellos que pueden ser intolerantes a la lactosa. Es importante prestar atención a síntomas como dolor abdominal, flatulencia y senación de hinchazón. Al carecer de fibra, si no completas con este nutriente tu alimentación, puedes padecer estreñimiento.
  • Mayor riesgo de enfermedad cardíaca: Aunque el queso puede ser parte de una dieta saludable cuando se come con moderación, comer grandes porciones de queso con frecuencia, especialmente aquellos con alto contenido de grasas saturadas, puede aumentar su riesgo de enfermedad cardíaca, sobre todo si tienes patologías previas o antecedentes familiares de colesterol alto. Las grasas saturadas no deberían nunca superar el máximo del 10% de las calorías diarias.
  • Alta ingesta de sodio: Las personas con presión arterial alta deben mantener la ingesta de sodio en 2,400 miligramos por día o menos. Los quesos blandos y suizos son más bajos en sal que los más duros y curados. 
  • Eleva el riesgo de varios tipos de cáncer: El Comité de Médicos para Medicina Responsable de Estados Unidos solicitó que el queso con alto contenido en grasa porte una etiqueta de advertencia por riesgo de cáncer de mama, puesto que contiene trazas de hormonas reproductivas. Un estudio financiado por el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos y realizado por el Roswell Park Cancer Institute concluyó que las mujeres que consumían una mayor cantidad de lácteos con alto contenido en grasa, experimentan hasta un 53% más de riesgo de tener cáncer de mama.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.