Salud

5 alimentos que parecen sanos pero en realidad no lo son

5 alimentos que parecen sanos pero en realidad no lo son

Por culpa de los engaños publicitarios y de falsos mitos alimenticios es posible que consideres sanos alimentos que en realidad no lo son. Repasamos cinco de ellos para que los reduzcas o elimines de tu dieta.

Prácticamente cualquier persona sabe que comerse un donuts, acudir al McDonald´s a por un Big Mac, atiborrarse a gominolas o beberse un litro de Coca Cola diario es negativo para el organismo, aumentando el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer, obesidad o diabetes, entre otras. Sin embargo, existen otros alimentos que las personas comen regularmente creyendo que son saludables y que en realidad, presentan algunos contras que es importante destacar.

Alimentos que no deberías comer si tienes ansiedad o depresión

Muchos de ellos tienen versiones saludables menos conocidas o empleadas por la ciudadanía. Si quieres mejorar tu alimentación, anota estos cinco polizones que creías que eran la panacea para tu dieta y sin embargo, no son todo lo sanos que deberían.

Muchos panes procesados

Pan

El pan blanco puede tener un alto índice glucémico, mientras que el pan integral 100% natural es sumamente nutritivo, aportando el salvado y el germen del grano, aportando fibra, la cual ayuda a disminuir la absorción de carbohidratos y azúcares.

El índice glucémico (GI) mide hasta qué punto los alimentos ricos en carbohidratos elevan los niveles de glucosa en la sangre. La Asociación Americana de Diabetes informa que el pan blanco es un alimento con un IG muy alto con una puntuación de 70 o más. Sin embargo, el pan de trigo integral molido en piedra es un alimento con un IG bajo con una puntuación de 55 o menos.

También puede haber inquietudes acerca de ingredientes como el ácido fítico en los granos no derivados. Como apunta un estudio de 2015 publicado en el Journal of Food Science and Technology, el ácido fítico se une a los micronutrientes en otros alimentos, haciéndolos imposibles de absorber para el cuerpo.

Zumo de frutas industrial y batidos embotellados

Zumo

Los zumos de frutas industriales que encuentras en el supermercado pueden ser nocivos para el organismo por su elevado contenido en azúcar, además de su elevado contenido calórico. Además durante su procesamiento se pierden nutrientes útiles de la fruta, como la vitamina C, el calcio y la fibra, según apunta un estudio que apareció en la revista Advances in Nutrition.

En el lado positivo, el zumo que tiene fruta al 100% no parece aumentar el riesgo de problemas como la diabetes, incluso si tiene un alto contenido de azúcar. Un estudio en el Journal of Nutritional Science sugiere que no afecta los niveles de glucosa.

La opción es apostar por batidos de fruta caseros y zumos naturales elaborados en casa, pese a que lo realmente aconsejable es tomar las piezas de fruta enteras y sin pelar.

Néctar de agave

Crédito: Mike Mozart

Muchas personas entienden los peligros potenciales del exceso de azúcar en la dieta y buscan edulcorantes alternativos. Uno de ellos es el jarabe o néctar de agave, un edulcorante derivado de esta planta y comercializado por diversas compañías como una alternativa saludable al azúcar.

Vaya por delante que el néctar de agave no tiende a causar los mismos picos de azúcar en la sangre que el azúcar de mesa puesto que contiene principalmente fructosa, que no afecta directamente los niveles de glucosa en la sangre. No obstante, comer alimentos ricos en fructosa ejerce una presión adicional sobre el hígado para convertir los azúcares en grasas, aumentando el porcentaje de grasa corporal.

Por otra parte, una revisión que apareció en la revista Current Opinion in Lipidology informa que las personas que comen más fructosa pueden tener un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, síndrome metabólico y diabetes tipo 2.

Cóctel de frutos secos

Frutos secos

Es habitual encontrar en el supermercado cócteles de frutos secos ya preparados, que pueden tener agregados ingredientes como trozos de chocolate, yogur azucarado, azúcar, sal y aceites adicionales, añadiendo una cantidad considerable de calorías. Sáltate esta mezcla y utiliza tus propios frutos secos tostados o crudos para hacer tu propia combinación en casa. Puedes añadir opciones como pasas o arándanos.

Harina de avena instantánea

Avena

La avena en sí misma es muy nutritiva para la mayoría de las dietas, aportando numerosos beneficios para tu salud. Como señala un estudio publicado en el Journal of Food Science and Technology, la avena integral contiene fibra y proteínas beneficiosas, así como varias vitaminas, minerales y ácidos grasos.

Por otro lado, un estudio de la revista Nutrients señala que comer avena integral puede ayudar a controlar el azúcar en la sangre, disminuir las cantidades de grasa en la sangre e incluso promover la pérdida de peso. También puede ayudar a una persona a sentirse más llena y más satisfecha con su comida. Sin embargo, estos resultados provienen del consumo de avena integral, no de avena instantánea.

Al igual que muchos otros granos, los fabricantes de harina de avena instantánea tienden a eliminar la fibra de la avena para dar a su comida una mejor textura y ayudarla a cocinar más rápido. Esto podría reducir algunos de los beneficios de las fibras saludables en la avena. En este sentido, un estudio de 2016 que apareció en la revista del Colegio Americano de Nutrición compara la harina de avena integral y un cereal instantáneo de avena. La primera opción tiene un efecto reductor en las calorías ingeridas y propiciaba mayor sensación se saciedad.

Fuente | Medical News Today

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.