Salud

5 alimentos que debes añadir al desayuno para mejorar tu memoria

7 alimentos que debes añadir al desayuno para mejorar tu memoria

¿Qué alimentos debes incorporar a tu desayuno para mejorar tu concentración, potenciar tu memoria y proporcionarle a tu mente la energía necesaria para comenzar el día? Repasamos cinco ingredientes clave.

El desayuno se trata de la primera oportunidad del día para reactivar tu cerebro e ingerir alimentos que te ayuden a optimizar tu rendimiento cognitivo, echarle un cable a tu memoria y favorecer la concentración durante toda la mañana. Repasamos siete imprescindibles que deberías incorporar a la primera comida del día.

Huevos

Huevos

Se ha demostrado que la colina, un tipo de vitamina B que se encuentra en los huevos, desempeña un papel en la función cerebral y la memoria. Se trata de la increíble sustancia que produce moléculas de señalización en el cerebro y participa en la construcción de las membranas celulares. En un estudio de casi 1,400 hombres y mujeres publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, los que consumieron alimentos con colina se desempeñaron mejor en la memoria y en las pruebas de aprendizaje verbal que otros sujetos.

Los huevos también proporcionan proteínas de alta calidad, un nutriente que te ayuda a concentrarte al mantener el azúcar en la sangre estabilizado y que genera mayor sensación de saciedad. Comiendo un huevo cocido cada desayuno tu organismo obtendrá ácido fólico, vitamina A (3), vitamina B2 (4), vitamina B5 (5), vitamina B12 (6), vitamina D (7), vitamina K (8), vitamina E (9), selenio, fósforo, zinc y calcio.

Arándanos

Arándanos

Todas las bayas son ricas en taninos, sustancias que protegen las células del cerebro y que desempeñan un papel clave en la memoria al promover la comunicación entre las células del cerebro. Es recomendable apostar por los deliciosos arándanos, ricos en antioxidantes y otros fitoquímicos que se han relacionado con mejoras en el aprendizaje, el pensamiento y la memoria, así como posibles reducciones en el estrés oxidativo neurodegenerativo. Si no quieres comerlos solos puedes incorporarlos al yogur, avena o batido, así como a galletas o magdalenas caseras.

Almendras

Almendras

Las almendras son una destacada fuente de vitamina E, ya un puñado -23 almendras aproxiamdamente- te proporciona el 37% de la ingesta diaria recomendada de este nutriente. Al respecto, yn estudio publicado en el American Journal of Epidemiology sugiere que una buena ingesta de vitamina E podría ayudar a prevenir el deterioro cognitivo, especialmente en los ancianos.

Las almendras también brindan una combinación saludable de proteínas, fibra y grasas saludables para ayudar a mantener sus niveles de azúcar en la sangre, lo que puede ayudarte a estar concentrado y cargado de energía.

Avena

Avena

La avena contiene hierro, zinc, potasio y vitaminas B, nutrientes que ayudan al desarrollo del cerebro y ayudan al cerebro a funcionar a plena capacidad. También te brinda folato, calcio, magnesio o fibra. La Academia estadounidense de Nutrición y Dietética recomienda encarecidamente comenzar el día con avena integral para optimizar la capacidad mental.

Los estudios muestran que los niños que comían harina de avena para el desayuno obtuvieron hasta un 20 por ciento más en las pruebas que los niños que comían cereales azucarados, probablemente debido a que los alimentos azucarados disminuyen el azúcar en la sangre que afectan la memoria y la concentración. Además, puede presumir de un bajo índice glucémico que proporciona un aumento constante, lento y duradero del azúcar en la sangre que mantiene el poder del cerebro durante horas.

Yogur griego

Yogur

En este artículo repasábamos los beneficios del yogur griego, que destaca por su elevado aporte proteico de calidad, sus beneficios para el sistema digestivo, el favorecimiento de la salud ósea, los beneficios para el metabolismo o el sistema esquelético y las ventajas para la salud cerebral, ya que el yogur griego te aporta B12.

El yogur griego te brinda un alto contenido de magnesio, calcio, potasio, fósforo, riboflavina y vitamina B12. Además, su elevada concentración de probióticos son también buenos para el cerebro.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.