Salud

3 mitos sobre el sueño desmentidos por un nuevo estudio

3 mitos sobre el sueño desmentidos por un nuevo estudio

Una nueva investigación disipa algunos mitos comunes sobre el sueño que impiden que las personas descansen lo suficiente y que a la larga pueden causar problemas de salud graves y crónicos.

Estrés, insomnio crónico, mala higiene postural, un ambiente de descanso poco saludable, cenas pesadas y copiosas o excesivo contacto con la tecnología. Estos son algunos de los factores que pueden propiciar que duermas mal, pero a la larga, creerte mitos sobre el sueño que carecen de base científica también deteriora tu salud, tal y como muestra una nueva investigación. Combatir la desinformación y dotar a la gente de conocimiento en la materia es fundamental, máxime en una época en la que el 35 por ciento de los adultos duermen menos de las 7 horas recomendadas cada noche. 

Trucos para dormir mejor si pasas el día entre pantallas inteligentes

La ciencia ha destacado las nefastas consecuencias de dormir poco y mal, que van desde un mayor riesgo de padecer obesidad a diabetes, enfermedades cardiovasculares y problemas de salud mental como la depresión. Varios conceptos erróneos generalizados acerca de lo que constituye una buena higiene del sueño podrían contribuir significativamente a la crisis de la privación del sueño, sugiere una nueva investigación, realizada por Rebecca Robbins y publicada en la revista Sleep Health.

Tres mitos más comunes sobre el sueño, disipados

  • Una persona puede funcionar bien con 5 horas de sueño o menos: El primer error, dicen los investigadores, es el que tiene más probabilidades de dañar la salud de una persona a largo plazo. La siesta durante el día para compensar la falta de sueño en la noche no es una solución, dicen. En su lugar, es recomendable crear un horario de sueño regular y dormir un lapso entre siete y nueve horas diarias.
  • El ronquido fuerte es normal: Los ronquidos pueden ser un signo de apnea del sueño. Esta es una condición que afecta a 18 millones de personas solamente en Estados Unidos, pudiendo provocar ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares o depresión si no se trata. Por otro lado, también es cierto que los ronquidos pueden ser totalmente inofensivos en muchos casos.
  • Beber alcohol antes de acostarse ayuda a dormir: Finalmente, los investigadores resaltan la evidencia científica que ha demostrado repetidamente que el consumo de alcohol impide que las personas logren una fase de sueño profunda y reparadora, algo que te explicamos largo y tendido en este artículo.

“Dormir es una parte vital de la vida que afecta nuestra productividad, estado de ánimo, salud general y bienestar”, apunta Robbins. La falta de sueño suficiente también puede debilitar el sistema inmunológico del cuerpo y afectar la producción de hormonas y la resistencia a la insulina, entre otras consecuencias negativas.

Fuente | Medical News Today

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.