Salud

2100, el año en el que habremos matado a los arrecifes de coral

2100, el año en el que habremos matado a los arrecifes de coral

De no haber cambios, es muy probable que apenas queden hábitats de arrecifes de coral en ningún océano en la Tierra para el próximo año 2100, según una nueva investigación presentada en San Diego en la Ocean Sciences Meeting 2020.

La acidificación de los océanos, la contaminación y el calentamiento global provocado por el cambio climático están asfixiando inexorablemente los arrecifes de coral, cuyos hábitats se están muriend antes de lo esperado. 

Mientras que los pronósticos de la comunidad científica estiman que aproximadamente del 70% al 90% de los hábitats de arrecifes de coral desaparecerían de todos los océanos en los próximos 20 años, alhunos grupos de investigación que intentan trasplantar corales vivos a un laboratorio para salvar arrecifes moribundos propusieron que los corales nuevos y jóvenes podrían impulsar la recuperación y devolverla a niveles saludables.

Ahora, un nuevo mapeo de investigación donde estos esfuerzos de restauración alcanzarían el mayor éxito en las próximas décadas descubrió que para 2100, pocos hábitats adecuados podrían proporcionar un hogar a estos corales jóvenes. Los resultados preliminares de esta investigación proyectan que la temperatura y la acidez de la superficie del mar son las variables más significativas en la habitabilidad de las posibles zonas seguras bajo el agua.

“Para 2100, se ve bastante sombrío”, apuntó en un informe del Science Daily Renee Setter, biogeógrafa de la Universidad de Hawaii Manoa.

Esqueletos de coral para medir el nivel de acidificación de los océanos

Este es uno de los efectos más devastadores del cambio climático en la vida marina. “Tratar de limpiar las playas es excelente e intentar combatir la contaminación es fantástico. Necesitamos continuar con esos esfuerzos”, dijo Setter a Science Daily. “Pero al final del día, luchar contra el cambio climático es realmente lo que debemos defender para proteger los corales”, ya que son especialmente sensibles a los cambios propiciados por la acidez de las aguas y subida de las temperaturas.

Las aguas cálidas estresan a los corales, lo que los hace liberar algas simbióticas que viven dentro de ellos, produciéndose el proceso conocido como blanqueamiento, que incrementa su riesgo de morir. Mediante una simulación, los investigadores también descubrieron que la mayoría de los hábitats actuales de arrecifes de coral no existirán en 2045, lo que reduce la línea de tiempo que tenemos por delante para evitar que el ecosistema alcance un estado con graves implicaciones para todos nosotros. Todo esfuerzo es poco.

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.