Salud

10 signos silenciosos de que tienes diabetes

10 signos silenciosos de que tienes diabetes

Estos son algunos indicadores de que podrías tener diabetes que deberías conocer, acudiendo siempre al médico en busca de diagnóstico si observas que cumples varios y que se repiten en el tiempo.

Evidentemente, si un día te despiertas con más hambre y sed de lo habitual o vas mucho al baño, no deberías preocuparte. No obstante, es importante que si ves que los principales síntomas de la diabetes se repiten a lo largo del tiempo pidas cita en el médico. Es muy habitual que en las fases tempranas o medias de esta enfermedad muchas personas no sepan que la padecen y por tanto, tarden más en recibir el diagnóstico y el tratamiento adecuado.

Seis de cada diez médicos recomienda usar apps a pacientes con diabetes

La OMS define la diabetes como una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia, vocablo que designa el aumento del azúcar en la sangre. La de tipo 1 se caracteriza por la ausencia de síntesis de insulina y la de tipo 2 debe su origen a la incapacidad del cuerpo para utilizar eficazmente la insulina, muchas veces como consecuencia del exceso de peso o la inactividad física. 

Cuanto más tiempo pases sin saber que tienes diabetes y sin controlarla, más elevado es el riesgo de enfermedad cardíaca, enfermedad renal, amputación, ceguera y otras complicaciones graves. Si tienes antecedentes familiares o sobrepeso deberías prestar especial atención y hacerte de forma más regular análisis de sangre.

A continuación, repasamos diez síntomas que indican que podrías tener diabetes.

10 síntomas que pueden indicar que padeces diabetes

  • Vas con más frecuencia al baño: Cuando tienes diabetes, tu cuerpo se vuelve menos eficiente en descomponer los alimentos en azúcar, por lo que tienes más glucos en el torrente sanguíneo y acudes al baño con más habitualidad. Agudiza su atención si tienes que levantarte a hacer pis varias veces por la noche.
  • Tienes más sed de lo habitual:  Orinar mucho también te hará sentir seco. Un síntoma común es el uso de bebidas como zumos, gaseosas o leche con chocolate para calmar la sed, algo que conduce a un círculo vicioso.
  • Has perdido peso: La pérdida de peso proviene por una parte del agua que se pierde al orinar y del desequilibrio que implica no absorber todas las calorías del azúcar en la sangre
  • Te sientes inestable y hambriento: Es frecuente la imperiosa necesidad de consumir carbohidratos. Cuando tienes un nivel alto de azúcar en la sangre, tu cuerpo tiene un problema para regular la glucosa. Al comer alimentos altos en hidratos de carbono, el cuerpo dispara demasiada insulina y la glucosa cae en picado, haciéndote sentir hambre de nuevo.
  • Estás cansado todo el tiempo: La fatiga continua -no esporádica- es un síntoma importante al que prestar atención, ya que esta podría significar que las células no están descomponiendo y usando los alimentos para obtener energía como es adecuado.
  • Malhumorado y gruñón: El mal genio aparece cuando el azúcar en la sangre está fuera de control, con síntomas similares a la depresión. “Muchas personas se sienten sin ganas de salir ni hacer nada, únicamente queriendo dormir y experimentando desgana, ira y un estado de ánimo bajo.
  • Visión borrosa: No confundir con la retinopatía diabética, donde los vasos sanguíneos de la parte posterior del ojo se destruyen. En las primeras etapas de la diabetes, la lente ocular no se enfoca bien porque la glucosa se acumula en el ojo, lo que cambia temporalmente su forma. En aproximadamente seis a ocho semanas después del diagnóstico y la estabilización de los niveles de azúcar en la sangre este problema se ajusta.
  • Cicatrizas lento: Si tus cortes y rasguños sanan más lentamente, podrías hallarte ante un síntoma temprano de diabetes, ya que el sistema inmunológico y los procesos que ayudan al cuerpo a curarse no funcionan tan bien cuando los niveles de azúcar están altos.
  • Entumecimiento en los pies: El daño leve a los nervios de la diabetes temprana puede causar este problema.
  • Más propensión a las infecciones del tracto urinario: Los niveles más altos de azúcar en la orina y los genitales pueden convertirse en un caldo de cultivo para las bacterias y hongos que causan estas infecciones. 

Fuente | Reader´s Digest

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.