Salud

10 signos de que estás bebiendo demasiada agua

10 signos de que estás bebiendo demasiada agua

Los expertos recomiendan beber cerca de dos litros de agua al día pero, ¿qué le pasa a tu cuerpo si bebes demasiada agua? Estos son los diez síntomas a los que deberás prestar atención para reducir la ingesta.

El agua es vital para el cuerpo humano y mantenerse hidratado debe ser una prioridad para cualquier persona que busque mantener un estilo de vida saludable. Pero como resulta con todo, pasarse por exceso también resulta negativo para nuestra salud.

¿Es bueno beber agua durante las comidas?

La cantidad de agua que debemos beber al día no es exactamente la misma para todo el mundo, ya que depende de factores como la edad, la complexión física, la práctica de deporte, el clima o la altura. En líneas generales, los expertos recomiendan que los adultos sanos beban unos ocho vasos de agua diarios. De todos modos, nuestro propio organismo sirve de guía, ya que cuenta con un sofisticado sensor de hidratación, un mecanismo homeostático perfeccionado a lo largo dte millones de años de evolución.

¿Qué sucede cuándo bebes demasiada agua? Que tu cuerpo se resiente. Para darte cuenta, presta atención a los siguientes síntomas.

10 indicadores de que deberías beber menos agua

  • Estás bebiendo agua incluso cuando no tienes sed: Los expertos creen que la gran mayoría de las personas satisfacen sus necesidades diarias de agua simplemente dejando que su sed natural sea la guía para beber -por ejemplo, tienes más sed en climas cálidos o bajo una actividad física intensa-. La sobrehidratación es peligrosa porque puede provocar un desequilibrio de electrolitos en el cuerpo, que ayudan a a regular todo, desde los riñones al corazón.
  • Tu orina está completamente limpia: Aunque a orina de color oscuro puede ser un signo de deshidratación, tampoco debe ser completamente clara, sino de un color amarillo pálido, similar a la limonada. Cuando es incolora puede apuntar a la sobrehidratación.
  • Te levantas varias veces durante la noche para orinar: La mayoría de las personas orinan seis o siete veces cada 24 horas, según Medical New Today. Si necesitas levantarte varias veces por la noche para ir al baño, es posible que estés bebiendo demasiada agua. Eso sí, la micción frecuente también podría ser indicativo de otras afecciones como infecciones del tracto urinario, diabetes, problemas de próstata y debilidad del suelo pélvico.
  • Tienes hinchados los pies, las manos o los labios: El desequilibrio de los electrolitos puede percibirse en la hinchazón en las manos, los pies o los labios. Según el Manual de MSD, beber demasiada agua puede llevar a niveles bajos de sodio en la sangre, conduciendo a que las células del cuerpo se hinchen y retengan líquido.
  • Experimentas un persistente dolor de cabeza: Las células cerebrales son particularmente susceptibles al efecto de la hinchazón, propiciando que el cerebro presione el cráneo. Un dolor de cabeza palpitante puede ser una señal de que su cerebro está experimentando una ligera hinchazón debido a la sobrehidratación.
Guiarse por la sed natural es la recomendación de todos los expertos

Guiarse por la sed natural es la recomendación de todos los expertos

  • Das sorbos constantemente a tu botella de agua: Por supuesto, es recomendable llevar contigo una botella para facilitar el acceso al agua, especialmente si sales a practicar deporte o hace calor. Sin embargo, si tomas sorbos de forma obligada y constantemente a lo largo del día, podrías pasarte con el consumo de líquidos. Recuerda guiarte por la sed.
  • Sientes náuseas sin razón aparente: La sobrehidratación puede causar malestar estomacal, según Healthline. Por tanto, deberías comprobar si se trata de sobrehidratación u otros problemas gastrointestinales, como virus o comida en mal estado.
  • Percibes tus músculos débiles y temblorosos: Beber demasiada agua puede causar debilidad muscular, espasmos o calambres, según Mayo Clinic. Estos síntomas pueden surgir cuando el sodio en tu sangre se diluye. Notar temblores o dolor en sus brazos y piernas que no parecen estar relacionados con el esfuerzo físico o la tensión puede ser una señal de que estás demasiado hidratado y careces de electrolitos vitales. Consulta con un médico si las molestas persisten tras reducir tu consumo de agua.
  • Estás constantemente fatigado y cansado: ¿Tienes demasiado sueño? Beber demasiada agua puede provocarte una notable pérdida de energía, somnolencia o una sensación constante de fatiga debido a la creación de un desequilibrio electrolítico en el cuerpo.
  • Experimentas confusión o desorientación: La falta de electrolitos también puede propiciar que te desorientes o te sientas confuso. Si la ingesta de agua continúa siendo excesiva, los síntomas pueden progresar desde una leve confusión hasta delirio y convulsiones.

Fuente | Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.