Las personas que siguen una dieta vegana no consumen ningún alimento de origen animal. No toman carne ni pescado como los vegetarianos, pero tampoco otro tipo de productos derivados de animales como huevos, leche o lácteos.

Esto no implica directamente riesgos para la salud. En este sentido —y al abrigo de una presencia mayor de este tipo de alimentación en la sociedad— algunas investigaciones de los últimos años han comenzado a resaltar los beneficios para el organismo que puede conllevar una dieta vegana.

De manera generalizada sus hallazgos parecen confirmar que una alimentación basada en vegetales puede contribuir a reducir la obesidad así como el riesgo de sufrir ciertas enfermedades incluyendo algunos cánceres.

5 apps imprescindibles para veganos y vegetarianos

“Las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las dietas vegetarianas o veganas, son saludables, nutricionalmente adecuadas y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades”, reconoce la Asociación Americana de Dietética (American Dietetic Association).

Pero a pesar de ello, dejar de consumir alimentos de origen animal conlleva un mayor riesgo de seguir dietas nutricionalmente más pobres. Así, se ha comprobado que los veganos son más proclives a tener carencias de calcio, ácidos grasos omega-3 o vitaminas del tipo D y B12.

Para evitar esto, es esencial seguir una dieta vegana planificada que favorezca la ingesta de todos los nutrientes esenciales para el organismo.

A continuación puedes conocer 10 cosas que pueden ocurrir en tu cuerpo cuando te haces vegano.

Tu microbioma intestinal probablemente mejorará

Las personas que siguen una dieta vegana tienden a tener un microbioma intestinal más sano que aquellas que siguen otro tipo de dietas.

La investigación ha encontrado que el microbioma intestinal humano puede cambiar rápidamente entre perfiles funcionales herbívoros y carnívoros.

Y según estos hallazgos, una dieta carnívora parece conllevar una mayor probabilidad de generar microorganismos capaces de desencadenar una enfermedad inflamatoria intestinal. Algo que no tiende a pasar con una alimentación basada en vegetales.

Esto parece deberse, a que en las dietas veganas se consume una mayor cantidad de fibra, lo que favorece efectos prebióticos sobre la microbiota intestinal.

Tienes más riesgo de padecer anemia

11 alimentos ricos en hierro que tu salud necesita

Las dietas veganas pueden ser pobres en vitamina B12 e hierro.

La vitamina B12 resulta necesaria para un buen número de funciones entre ellas la producción de glóbulos rojos. El hierro, por su parte, es un componente esencial de estos.

Con lo que al ser este tipo de alimentación se corre un mayor riesgo de padecer anemia.

Una deficiencia de hierro o de vitamina B12 puede derivar en anemia e incluso alteraciones neurológicas severas, cuando se trata de la vitamina.

El problema además puede agravarse, ya que como advierte el portal Mayo Clinic, los síntomas de una deficiencia de vitamina B12 pueden pasar desapercibidos en veganos y vegetarianos fácilmente. Esto se debe a que estas dietas suelen ser ricas en folatos, capaz de enmascarar la falta “hasta que se presentan problemas graves”.