TICbeat LAB

Razones para no usar jamás la carga rápida de tu móvil por la noche

carga rápida,batería,duración,móvil,smartphone,mitos

Son muchas las personas que dejan cargando su móvil por las noches, pero ¿debe hacerse también si tienen carga rápida? Te explicamos las razones por las que debes deseñar esta opción.

Uno de los principales avances en la telefonía móvil se ha visto en lo que se refiere a las baterías. En los últimos dos años se han empezado a requerir baterías con capacidades cada vez superiores debido a las nuevas conectividades o mejoras de las pantallas, por ejemplo, y esto también ha empujado a que surgiese la carga rápida que cada vez está más extendida.

Un móvil con carga rápida puede recargarse por completo en menos de una hora, pero también cargarse lo suficiente como para durar casi un día en apenas veinte minutos. Aunque esto conlleve que mueva mayor potencia y se caliente más durante el proceso, algo que ya sabrá quien tenga un móvil con ella, sea de la marca que sea.

El inconveniente desconocido de la carga rápida en móviles

Pero la alta temperatura es un problema que puede dañar los móviles a largo plazo. Basta con leer las instrucciones de un dispositivo para encontrar las temperaturas máximas y mínimas a las que debe exponerse. E, igual que no se dejaría a pleno sol en verano, tal vez tampoco debería dejarse con la carga rápida toda la noche.

La vida útil de las baterías se reduce de forma marcada si están demasiado tiempo expuestas a altas temperaturas, aspecto que ocurre con la carga rápida o inalámbrica. Esta última además requiere de mayor gasto energético, pero eso es otro tema. Y a más velocidad, más calor.

Según recuerdan en ZDNet, si se deja un dispositivo con iOS por la noche, este carga la batería al 80 % con rapidez y deja el resto para la última hora con el objetivo de que se encuentre al 100 % al despertar. ¿Pero es necesario dejarlo enchufado y gestionando la velocidad todo ese periodo? Con la carga rápida puede alcanzar una autonomía para casi todo el día en lo que se tarda en desayunar y prepararse.

Una opción por la que se podría optar si se sigue prefiriendo dejarlo enchufado por la noche es la de usar un cargador normal. Esto sería beneficioso para el móvil porque no conllevaría el aumento de temperatura. Además, al usuario le daría lo mismo, porque también encontraría el móvil cargado al despertar.

Los tiempos han cambiado y disponer de nuevas tecnologías y prestaciones no tiene que significar utilizarlas siempre, sino poder elegir cuándo es mejor hacerlo, sea para el usuario, el dispositivo o el medio ambiente.

*Artículo original publicado por Ekaitz Ortega en Computerhoy.com

Te recomendamos

Sobre el autor

ComputerHoy.com