TICbeat LAB

¿Qué hacer si somos despedidos?

Qué hacer cuando somos despedidos y estamos en paro

No te lo tomes como un ataque personal

En primer lugar: descansa. “Es fácil entrar en pánico después de noticias como esta, pero si lo haces es posible que más adelante te arrepientas de alguna reacción explosiva” dice Taylor. Es importante dejar en buen lugar la relación con los antiguos compañeros de trabajo y con los jefes para no cerrar la puerta a posibles referencias o ayudas en el futuro.

Para ello es fundamental mantener la calma y no decir nada en el calor del momento. Es vital encontrar un espacio tranquilo y privado donde desahogarse y reflexionar. También ayuda mantenerse activo físicamente con ejercicios de respiración, meditación o simplemente caminando.

Por otra parte, no debemos interpretar el despido como un ataque personal. “Si bien es casi imposible ver un rayo de luz en un momento como este, es útil recordar que un despido masivo, por definición, no se dirige específicamente a ti”. Aunque no hay que abandonar el criterio, el esfuerzo y otros valores del estilo, a menudo este tipo de decisiones están fuera de nuestro control.

4 errores al buscar trabajo que no arruinan tus oportunidades

A la hora de la verdad, si en recursos humanos nos piden firmar una carta de despido, estamos en nuestro derecho de llevarnos el documento a casa para estudiarlo con detenimiento antes de firmarlo. La rúbrica puede servir para notificar que hemos recibido la carta o, en el peor de los casos, podría servir para cerrar un acuerdo que vaya en contra de nuestros intereses.

Si la decisión de la empresa es firme y ha llegado el momento de abandonar el puesto de trabajo, comprobaremos si nos han bloqueado el acceso a nuestro ordenador. Si no es así y todavía podemos iniciar sesión, es aconsejable dedicar unos buenos minutos a recopilar toda la información de interés (contactos, archivos, informes…) y cualquier elemento que pueda ayudar en la búsqueda de empleo.

Te recomendamos

Sobre el autor

Juan Carballo

Periodista de formación, curioso hasta la médula. Mi interés por la tecnología me viene de lejos, cuántas veces desconfiguré y arruiné aquel IBM de mi infancia buscando respuestas a la magia de la informática. Hoy sigo igual, pero esta vez mi objetivo es compartir esta pasión con vosotros y seguir aquí en la brecha.

Leave a Comment