TICbeat LAB

¿Puede tu casero tener una copia de las llaves del piso?

¿Puede tu casero tener una copia de las llaves del piso?

Repasamos los derechos y puntos clave más importantes de la relación casero/inquilino en torno a la cerradura del hogar arrendado o el uso de las llaves.

Si en alguna ocasión tu casero ha dispuesto de una copia de la llave de tu piso, te ha prohibido cambiar la cerradura o se ha quedado con un juego de llaves a modo de emergencia, deberías saber que esto no es correcto ni mucho menos obligatorio según la legislación vigente. Salvo que por confianza o buena relación con él desees proporcionarle con tu voluntad una copia de la llave, jurídicamente el arrendador no debería disponer de acceso a la casa.

Los nuevos cambios del Real Decreto de Alquiler que debes conocer

Desde el blog de En Alquiler recuerdan que la vivienda arrendada es para el inquilino, lo que en el derecho germánico se traduce como “Mein Haus ist mein Burg” -mi casa es mi castillo-, una circunstancia que goza de protección constitucional y penal.

En relación a ello, en España podemos atender al artículo 18.2 de la Constitución Española declara que el domicilio es inviolable, así como al 202 del Código Penal que indica que “el particular que, sin habitar en ella, entrare en morada ajena o se mantuviere en la misma contra la voluntad de su morador, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años”.

Pese a que el casero sea el propietario de la casa la posesión legítima de la misma pasa al inquilino tras firmar el contrato de alquiler. Si el inquilino quiere, por el motivo que sea, cambiar la cerradura, está en su pleno derecho.

Cuando se trata de puertas blindadas o sistemas sofisticados de seguridad, las compañías de las nuevas empresas suelen dar un número limitado de llaves y exigir la identificación de quien solicita duplicados, por lo que en el contrato debe pactarse la cantidad de llaves entregadas, el procedimiento para hacer duplicados y la declaración responsable del casero confirmando que no existen más.

Desde En Alquiler recomiendan también consensuar entre arrendador y arrendatario la manera de reparar las averías relativas al funcionamiento de la cerradura, especificando quién deberá asumir el gasto dependiendo de cómo se haya generado el daño -pérdida de llaves, obsolescencia, mal uso-.

Fuente | En Alquiler

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.