Microsoft tiene una versión Pro de sus sistemas operativos desde Windows XP con la idea de sumar una serie de funciones adicionales a la Home. Como es de suponer, la versión Pro está más enfocada para profesionales y administradores de grupos y empresas, mientras que la Home es para el usuario más común.

Atajos de teclado para Windows 10 que deberías usar

Para muchas empresas, uno de las principales preocupaciones se encuentra en la opción de controlar remotamente el PC. Con Windows 10 Home es posible iniciar sesión desde un ordenador ajeno a la red, por lo que no existe demasiado impedimento en este aspecto. Aunque si lo hubiese también se podría solucionar con software específicamente enfocado para esa función, como TeamViewer.

Seguridad en Windows 10

En temas de seguridad, Windows 10 Pro cuenta con la herramienta Bitlocker, un programa de cifrado que ayuda a mantener el ordenador seguro respecto a amenazas externas y hackers. Este programa que suele venir en las versiones Pro de los sistemas operativos permite también cifrar archivos individuales y configurar con detalle la seguridad.

Trusted boot y Secure Boot son parte de las herramientas de seguridad que vienen en ambas versiones de Windows 10. Sus principales funciones son comprobar la ausencia de malware antes de activar cualquier programa, hacer inicios de sesión seguro y proteger de amenazas. Aunque cualquiera puede aprovechar estas herramientas, las empresas pueden sacarles más partido. Memoria, actualización y administración

En cuestión de límites de memoria se encuentra una gran diferencia para quien quiera aprovechar al máximo su equipo. En Windows 10 Home se pueden instalar hasta 120 GB de RAM; en cambio, Windows 10 Pro permite llegar hasta los 2 TB.

Trucos para aumentar la duración de la batería en Windows 10

Windows 10 Pro ofrece opciones de configuración de Windows Update para decidir cuándo se actualizan los equipos y programar parte de las opciones disponibles. Aunque Microsoft siempre recomienda estar a la última con su sistema operativo.

De cara a la administración de grupos, permisos de acceso y demás funciones de redes, las diferencias entre Home y Pro son amplias por las limitadas posibilidades que ofrece la versión para hogares. En caso de que sea necesario hacer este tipo de trabajos, Windows 10 Pro es la respuesta.

La mayoría de pequeños cambios entre una versión y otra se pueden solucionar mediante parches y programas gratuitos, pero si es necesario dar un paso más allá y controlar redes o tener un sistema operativo especialmente seguro, tal y como es evidente, la versión Pro será la más adecuada para el negocio.