TICbeat LAB

Cómo ordenar tu herencia digital para después de muerto, paso a paso

herencia digital

Al morir ya no sólo dejamos atrás nuestra casa, dinero y demás pertenencias, sino que también dejamos toda una vida virtual que se queda para siempre en la red. ¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestros seres queridos a cerrar esa herencia digital de la manera más fácil y rápida?

La muerte no es el final. No, no estamos hablando de religión: seas o no creyente, hoy en día morir no implica la desaparición absoluta de nuestra vida. Si antes dejábamos constancia de nuestro paso por este mundo con nuestros objetos y los recuerdos vividos con otras personas, ahora también dejamos un rastro digital, una versión electrónica de nuestro paso por internet que seguirá ahí incluso aunque nos vayamos al otro mundo.

Tras nuestra muerte, este alter ego online queda flotando en la inmensidad de internet, como un asunto pendiente que dejamos sin resolver. Hoy en día, nos esforzamos en dejar resuelta nuestra herencia antes de que llegue el momento, pero nos olvidamos de la importancia de poner en orden la conocida como herencia digital.

Es una de las nuevas situaciones surgidas de la creación de internet, nuestros perfiles en redes sociales, cuentas en páginas web, y todos los datos de nuestras actividades en la red de redes se dejan abandonados como si siguiéramos vivos, pero sin estarlo.

Qué es la eternidad aumentada (o cómo este CEO seguirá trabajando después de muerto)

La Universidad de Oxford lo ha dicho muy claropara el año 2070 en la red social de Facebook habrá más cuentas de usuarios fallecidos que de personas vivas. Será, literalmente, una red social zombie.

Por experiencia propia, puedo asegurar que, cuando la perdida aún es reciente, no es fácil ver el perfil de esa persona entre tus contactos recordándote que ya no está y tampoco poder recuperar todas esas fotos que esa persona publicó. Para que esto no pase, las distintas compañías de internet como Facebook, Google, Apple y muchas más, han empezado a ofrecer testamentos digitales para dejar claro qué queremos que se haga con esa herencia al pasar “al más allá”.

El proceso puede parecer inmenso si pensamos en la gran cantidad de cuentas que se acumulan con las distintas redes sociales y servicios que solemos utilizar en internet, pero con un poco de orden y siguiendo estos consejos podemos dejar a nuestros seres queridos el camino mucho más despejado y sencillo.

Primer paso: Utilizar un gestor de contraseñas

Para dejar toda nuestra identidad digital ordenada a aquellos que nos sobrevivan, primero tenemos que tener claro nosotros todos los perfiles y contraseñas que hemos creado. Quieras o no dejar controlada tu herencia digital, contar con la ayuda de un gestor de contraseñas siempre es una buena idea.

gestor

Estos servicios son plataformas con un alto nivel de seguridad donde podemos crear una lista con todos nuestros perfiles, como una caja fuerte. Desde sus aplicaciones podemos recuperar esas contraseñas que se nos han olvidado e, incluso, sirven como enlace para acceder directamente a otros servicios.

Las más recomendadas suelen ser las aplicaciones de LastPass o 1 Password. Ambas cuentan con una serie de servicios gratuitos o con un plan premium que puede servir para toda la familia.

De esta manera cada miembro de la familia puede tener su propia sección privada con sus contraseñas, información importante, datos bancarios, e incluso archivos para compartir con el resto aquellos datos que sean necesarios.

Segundo paso: Gestionar tus testamentos digitales en Google o Facebook

Aunque la mayoría de los procedimientos para limpiar internet de nuestros datos o borrar nuestro legado digital, si es que queremos que se borre, deben realizarlo nuestros seres queridos, existen una serie de procedimientos que podemos adelantar nosotros.

Como decíamos antes, las principales compañías tecnológicas se han dado cuenta de la gran cantidad de perfiles y datos de personas fallecidas que engrosan sus plataformas. Para darle solución a esto y atender las peticiones de los herederos, han lanzado una serie de funciones y ajustes desde los que podemos indicar qué queremos que pase con esa vida virtual.

La cuenta de Google se “autodestruye” pasado un cierto tiempo

Google, por ejemplo, nos ofrece la posibilidad de activar una función de cierre de la cuenta si dejamos de utilizar sus servicios durante un periodo determinado de tiempo. Se conoce como Administrador de cuentas inactivas y afecta a cualquiera de los servicios de Google, desde el correo de Gmail, pasando por YouTube, hasta Google Drive.

Su funcionamiento es muy sencillo: si nuestra cuenta permanece inactiva durante un periodo de tiempo, como un año, Google manda un mensaje avisando que va a eliminar la cuenta. Si no recibe respuesta, procederán a eliminar esa cuenta y los datos que desde ella se han registrado, es decir, toda la información que Google ha ido cosechando de nuestra actividad en sus servicios.

google

¿Cómo activar esta opción? Muy fácil, primero nos dirigimos a la web de Ajuste de Google donde encontraremos la sección del Administrador de Cuentas Inactivas. Allí, Google nos irá explicando paso a paso las condiciones que implican este proceso.

Podemos elegir desde 3 a 18 meses como periodo necesario de inactividad para que la cuenta se elimine. A continuación, debemos indicar de nuevo nuestro correo y teléfono móvil donde se nos mandará un mensaje de advertencia antes de que se acabe el periodo establecido.

También nos ofrecerá la posibilidad de seleccionar hasta 10 personas de confianza con su correo y teléfono que recibirán un mensaje personalizado y a las que se les dará la oportunidad de descargarse nuestros datos hasta 3 meses después de la eliminación de la cuenta.

google

En cuanto hayas terminado, Google estará listo para eliminar todos tus datos si dejas de usar esa cuenta después de este tiempo.

Facebook y el legado de contacto

En el caso de Facebook, la red social de Mark Zuckerberg ha optado por varias alternativas: eliminar la cuenta o designar una contacto legado. Para empezar podemos indicar que si una persona, familiar o amigo avisa a Facebook de nuestro fallecimiento, la plataforma procederá a borrar todos nuestros mensajes, fotos y publicaciones, es decir, toda nuestra cuenta.

Para solicitar esta opción, debemos dirigirnos a la Configuración de nuestra cuenta y seleccionar la sección de cuentas conmemorativas, después haz clic en Solicita que tu cuenta se elimine cuando fallezcas y, a continuación, en Eliminar cuando fallezca.

facebook

Por otro lado. Facebook cuenta con los llamados contactos de legado, es decir, contactos nuestros en la red social a los que designamos para que ellos se encarguen de nuestra cuenta cuando ya no estemos.

Un contacto de legado, al indicar que hemos fallecido, toma el control de la cuenta. No puede eliminar nada de lo que nosotros hemos publicado, pero sí puede poner un mensaje o convertir tu cuenta en una conmemorativa donde el resto de personas puede poner mensajes de recuerdo y condolencia, así como subir fotos tuyas. Como un libro de condolencias.

Al lado de tu nombre aparece “En memoria de…” y los mensajes y publicaciones dejarán de ser públicos, por lo que sólo los podrán ver tus contactos. Además, la cuenta queda bloqueada para que nadie pueda iniciar sesión en ella ni hacer cambios significativos, como borrar fotos.

facebook

En este enlace Facebook da todas las indicaciones y procedimientos para llevar a cabo este proceso. Básicamente es necesario ponerse en contacto con ellos para proporcionarles la información necesaria que certifique que esa persona ha fallecido y así convertir su cuenta en conmemorativa o borrarla.

El resto de plataformas como Instagram o Twitter dan opciones similares, pero cada una la personaliza a su manera. Se trata de una novedad que al no estar obligados por ley en la mayoría de países, está costando que se pongan las pilas.

Tercer paso: Deja todo bien indicado

Por supuesto de nada sirve todo esto si tus seres queridos no están al tanto. Al igual que dejamos constancia de lo que queremos que se haga con nuestras pertenencias y a quién legamos cada objeto, con la herencia digital también hay que dejar todo eso claro.

La forma más sencilla sería usar el gestor de contraseñas que hayamos elegido para dejar en él un documento donde indiquemos cada detalle y pasos a seguir. ¿Qué debemos indicar?

1. Instrucciones en caso de fallecimiento

Para empezar, podemos aprovechar este testamento digital para decir lo que queremos que se haga con nuestro entierro y el resto de pasos a seguir después de nuestra muerte. Estas cosas es mejor dejarlas por escrito y si hay un notario o abogado de por medio mejor.

2. Códigos y contraseñas

Después es preciso guiar a nuestra familia y amigos por cada uno de los espacios donde hemos guardado información importante, como el código de la caja fuerte, el PIN de nuestro móvil y la contraseña del ordenador, entre otras cosas. Piensa que son momento muy duros y cuanto más fácil se lo pongamos, menos doloroso será el proceso.

3. Contactos importantes

También es de gran ayuda dejar una lista de nuestros contactos más relevantes, aquellas personas a las que queremos que avisen de nuestro fallecimiento y las que pueden ayudar con todos estos trámites como nuestro abogado, el contable, agente de seguros, el dueño de la plaza de parking que tenemos alquilada, etc. Por supuesto, cada contacto debería ir con una pequeña descripción de para qué queremos que se pongan en contacto con esa persona.

4. Datos bancarios

Esta es la parte más engorrosa. La mayoría de personas no tienen una única cuenta bancaria, así que viene bien especificar todas esas cuentas, pólizas, tarjetas, hipotecas y depósitos que podamos tener repartidos en distintas entidades. No olvidarse de las facturas y deudas que tengamos pendientes, aunque puede que no nos dé tiempo a ponerlo al día, por lo menos dirigirles a ese documento en el que tenemos apuntados nuestra vida económica, para que no les engañen.

5. Documentos de valor

Aunque esto no tenga tanto que ver con la herencia digital, van a necesitar encontrarlos para poner todo el papeleo al día. Desde el pasaporte, el DNI, hasta certificados de nacimiento, libro de familia y, por supuesto, el testamento.

6. Qué hacer con cada perfil de internet

Aunque nosotros ya lo hayamos dejado más o menos atado, puede ser una buena idea explicarles a nuestros seres queridos qué deben hacer con esos perfiles que hemos estado usando. Si queremos que publiquen algún mensaje de despedida, si queremos que los borren todo o si nos da lo mismo y les dejamos que ellos elijan qué hacer con ello.

Plataformas y empresas que hacen el trabajo por nosotros

Al igual que existen despacho de abogados y notarias donde pueden ayudarte a realizar un testamento, ya existen empresas especializadas en la realización del testamento o herencia digital. Muchas notarias, gestorías y plataformas ofrecen actualmente un servicio completo con todo lo indicado para dejar nuestro “yo digital” bien sellado tras nuestra muerte.

La ley y la herencia digital

Hagamos un pequeño inciso. Parte de toda esta nube que se está creando al rededor de las herencias digitales aún sigue sin una ley concreta y clara al respecto. Los estados, como siempre, están tardando bastante en adaptar sus leyes a esta nueva realidad digital.

Mientras que Francia y Estados Unidos ya cuentan con una regulación al respecto, a España le está costando más. Cataluña fue una de las primeras comunidades autónomas en dar el paso, aunque el Tribunal Constitucional declaró inconstitucional el registro de voluntades digitales que había aprobado Cataluña.

Sin embargo, el derecho a la herencia digital se ha añadido en España dentro de la nueva Ley de Protección de Datos. En ella se establece que los herederos tienen derecho a pedir a la compañía los datos del fallecido, pero esto también entroncaría con la ley de privacidad. A pesar de este paso, aún queda bastante por explorar hasta que la regulación cubra por completo esta necesidad.

Para conocer más sobre este aspecto legal, los que mejor nos pueden informar son esas empresas de las que hablábamos antes. Compañías como Tellmebye o Milegadodigital son algunas de las que encontramos por la red que ofrecen este tipo de servicios.

No sólo permiten crear un testamento digital, sino que también ayudan en caso de que queramos gestionar nuestra reputación online; apelar a nuestro derecho al olvido borrando alguna información personal de la red e, incluso, luchar contra el ciberbullying. En Tellmebye, por ejemplo, cuentan con una sección con Muros del recuerdo con fotos y vídeos para compartir con los allegados y dar la noticia de su fallecimiento.

Del email a las redes: algunas ideas para ordenar tu vida digital

El principal problema con el que nos encontramos ante este tema, es que al no haber una legislación similar en la mayoría de países, las empresas aún deciden con mayor libertad la alternativa que ofrecen a sus usuarios. Gracias a normativas como el GDPR es más fácil reclamar a las empresas que nos faciliten todos los datos que han recabado de un usuario y que los eliminen de sus bases de datos.

Seguro que a todos nos quedan muchos años para seguir disfrutando de la vida real y virtual, pero se precavidos nunca ha hecho daño a nadie. Una vez llevado a cabo todo este proceso, el cual no estaría mal repasar y actualizar cada dos años, toca hablar con los familiares.

Siempre con tranquilidad y dejando claro que es un medida preventiva y no porque ocurra nada grave, debemos elegir a una persona para contarle nuestros planes y enseñarle cómo usar el gestor de contraseñas o lo que hayamos escogido para guardar las instrucciones, simplemente para que llegado el momento sepan dónde acudir, aunque aún nos queden muchos años de vida offline y online.

*Artículo original publicado por Marta Sanz Romero en Computerhoy.com

Te recomendamos

Sobre el autor

ComputerHoy.com