TICbeat LAB

Cómo conservar adecuadamente la comida que preparas en verano

Cómo hay que conservar la comida que llevas a la playa

Con el verano llegan los días de playa y tupper. Antes de ponerte a cocinar esa ensalada de pasta o esa tortilla para una comida fresquita frente a la orilla del mar, presta atención a las recomendaciones de la OCU.

A la hora de comer al aire en libre en vacaciones no debes desoír o descuidar las normas de higiene, ya que hacerlo es más peligroso que durante los meses más fríos del año. Las altas temperaturas propias de la época estival favorecen la proliferación de bacterias y el crecimiento de microorganismos en los alimentos. En verano es más sencillo romper la cadena de frío, que las comidas se estropeen y que cuanto menos, padezcamos algún que otro disgusto gastrointestinal.

Desde la OCU proporcionan algunos consejos principales de seguridad alimentaria que deberías seguir a rajatabla en verano. Es fundamental extremar la higiene personal y de la zona de trabajo antes de manipular alimentos y si vas a transportar la comida a otra parte, refrigerar el plato en cuanto deje de quemar o si no vas a consumirlo en días, optar por su congelación. No olvides no usar de nuevo tablas, platos o cubiertos que hayas usado en alimentos crudos en otros cocinados sin haberlos lavado bien -o puede producirse contaminación cruzada-.

7 ensaladas saludables y deliciosas para preparar este verano

Si vas al campo o la playa debes transportar la comida en recipientes muy limpios y herméticamente cerrados, manteniendo continuamente fresca la nevera o cesta con la comida. Por otro lado, guarda las sobras de comida en el frigorífico antes de que se prolongue la sobremesa. Si has abierto una lata y quedan restos que deseas conservar -contribuyendo a la reducción del desperdicio de alimentosopta por moverlos a un recipiente de plástico o cristal.

Para evitar las visitas de los insectos es fundamental mantener la comida permanentemente tapada. Recuerda recalentar solamente la porción que vayas a consumir y usar siempre bolsa isotérmica en el super para no romper la cadena de frío. Asimismo, siempre deberás guardar primero los alimentos congelados. 

Dentro de la nevera pon carnes, pescados y platos preparados en la zona más fría -la que está en contacto con el congelador: el estante de arriba en los frigoríficos tradicionales y, en los modelos combi, la parte donde están los cajones para las verduras o justo encima de ellos-, y verduras y frutas en la más templada. Las temperaturas óptimas son por debajo de -18 ºC en el caso del congelador y en la nevera, carnes y pescados entre 1 y 4 ºC y el resto de alimentos entre 5 y 8 ºC.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.