La colocación del router en casa y el número de dispositivos que conectamos son dos factores clave para tener la mejor velocidad de conexión tanto al router como a Internet, y hay muchas veces que tenemos la culpa de no disfrutar de la mayor velocidad.

Como la memoria RAM, cuanta más velocidad de conexión a Internet tengamos, mejor. Y es que, prácticamente todo en casa puede ir ya por Internet. Los asistentes virtuales, portátiles y móviles, consolas… y muchas veces no podemos, por distancia o porque no es posible por las características del dispositivo, ”tirar” del cable para tener la mayor velocidad, por lo que todo termina yendo al Wi-Fi.

A continuación, os contamos qué cosas pueden estar haciendo que el Wi-Fi vaya lento, y algunas que podéis hacer para mejorar la situación y disfrutar de la mayor velocidad posible.

Asegúrate de estar conectado a la mejor red

Los routers más modernos, así como las consolas, móviles y ordenadores, pueden conectarse a una red 2,4 GHz, pero también a las redes 5 GHz (que no hay que confundir con 5G). Las redes 2,4 GHz son redes con una cobertura mucho mayor, pero también con una velocidad menor.

Las redes 5 GHz tienen una cobertura menor, pero las interferencias son menores, son capaces de mover grandes cantidades de datos en dos direcciones y ofrecen más velocidad al enviar información por varios canales de manera simultánea.

Cómo elegir una contraseña fuerte para tu WiFi que no puedan hackear

Los routers actuales son de doble banda y cuentan con antenas 2,4 GHz y 5 GHz, cada una con contraseñas diferentes (o la misma, pero sin poder saltar de una a otra si no hemos puesto previamente la contraseña de ambas), y lo mejor es tener claro qué dispositivos vale la pena conectar a cada una.

Y es que, las redes 2,4 GHz suelen congestionarse debido a las interferencias de dispositivos como ratones inalámbricos, algunos electrodomésticos y, básicamente, cualquier dispositivo que opere en esa banda, por lo que nuestra recomendación es, si tenéis un router de doble banda, que conectéis los siguientes dispositivos a cada banda:

  • Banda 2,4 GHz: móviles, ordenadores que usemos para trabajar (sin subir/bajar grandes cantidades de datos), dispositivos Wi-Fi del hogar, asistentes virtuales. Dispositivos que necesiten conexión a Internet con velocidad suficiente y por toda la casa.
  • Banda 5 GHz: consolas, ordenador gaming, ordenador en el que vayamos a trabajar con grandes cantidades de datos que subamos/bajemos de internet. Necesitamos la máxima velocidad y estabilidad.

De este modo, no congestionamos ninguna de las dos redes al tener distribuidos los dispositivos conectados.

Conexiones lentas y muchos usuarios en la red

Uno de los problemas de las redes de 2,4 GHz es que, como hemos dicho, se saturan enseguida, y con solo unos pocos usuarios y dispositivos conectados, empiezan a ir mal. Muchos usuarios/dispositivos en la red congestionan los canales, y el router no es capaz de distribuir los datos de manera óptima, por lo que habrá un dispositivo que vaya bien… y los demás sufran las consecuencias.

Router

Esto se soluciona conectando diferentes dispositivos a redes distintas, como os comentamos anteriormente, pero si la velocidad contratada no es suficiente, habrá problemas. Es un error ”del pasado” con la fibra, sobre todo de 50 Mb para arriba, pero no todo el mundo puede acceder a eso y las redes ADSL, o con fibra de baja velocidad, aún pasa.

¿Lo mejor? Contratar más velocidad, si se puede, y vigilar los canales.