TICbeat LAB

7 errores que casi todo el mundo comete al usar el microondas

7 errores que casi todo el mundo comete al usar el microondas

Repasamos algunos de los errores más comunes que sueles cometer al utilizar el microondas, estropeando los alimentos o no aprovechando todas las posibilidades que te brinda este popular electrodoméstico.

Si en otras ocasiones te hemos hablado de trucos para cocinar en el microondas, ahondamos en el mito sobre la pérdida de nutrientes, hemos repasado los alimentos que jamás deberías calentar en su interior o te hemos contado porqué este electrodoméstico podría estar debilitando la señal WiFi, hoy le toca el turno a los principales errores que los mortales solemos cometer.

6 alimentos que puedes cocinar en el microondas (y desconocías)

Estos son los siete fallos más comunes que cometemos al usar el microondas, y algunos pequeños trucos para corregirlos y de este modo, extraer el máximo potencial de los platos preparados de forma sencilla y cómoda.

7 fallos con el microondas que seguramente cometas

  • No tapar los alimentos: Deberías utilizar siempre un protector o una tapa contra salpicaduras especial para microondas. Por una parte mantiene y resguarda el vapor para ayudar a cocinar mientras que evita manchas y olores en el electrodoméstico, así como salpicaduras difíciles de limpiar.
  • Meter envoltorios erróneos: No deberías meter los envases de comida para llevar elaborados a base de espuma de poliestireno, papel, cartón o plástico. Estos productos podrían contener sustancias químicas peligrosas y liberarse en los alimentos mientras se cocinan. Emplea platos o recipientes de cristal, metal o cerámica.
  • Recipientes que no resisten el calor: Este punto es fundamental, ya que algunas personas se olvidan y emplean cualquier plato, fuente o recipiente. Solamente deberías optar por aquellos de vidrio o de cerámica resistentes al calor.
  • Olvidarte el tenedor en el plato: Asegúrate de alejar cualquier elemento metálico del interior del microondas, especialmente los olvidadizos cubiertos, antes de presionar el botón de “comenzar”. Se incluyen las sartenes, tenazas o papel de aluminio, todos ellos susceptibles de provocar un incendio o cortocircuito.
  • Abandonar la comida sin supervisión: Es importante prestar la atención mientras se cocina la comida  y no alejarte demasiado. Así podrás revisar los alimentos mientras se cocinan para asegurarte de que están calentándose de manera uniforme y que no se salpican o se sobrecalientan.
  • No esperar a que los alimentos se enfríen: La próxima vez tómate un respiro después de abrir la puerta y sacar la comida. Deja que el vapor se disipe, la comida repose y el calor se nivele. ¡No te quemarás la lengua!
  • Cocinar alimentos que podrían quemarse o explotar: Algunos alimentos simplemente no son adecuados para cocinar en microonda, como los huevos con cáscara. Por otra parte, hay otros, como los pimientos picantes, que podrían liberar capsaicina al ambiente y hacer que te piquen los ojos, la nariz y la garganta.

No olvides limpiar periódicamente tu microondas con agua caliente y limón, frontando las manchas con un paño. Revísalo si la puerta no se abre o cierra correctamente, los alimentos tardan mucho más de lo normal en cocinarse completamente o el humo se disipa durante la cocción.

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.