Esto se debe a que los coches a eléctricos son más pesados, así que cualquier intervención poco eficiente por parte del conductor, como conducir dando acelerones todo el tiempo, impacta de manera perceptible en la autonomía. Como en estos coches además esta es mucho más reducida, sus conductores aprenden rápidamente a que merece la pena conducir ponderando la eficiencia.

Así es el biocombustible español que funciona con caca humana

Pero no te engañes, porque sucede lo mismo con un coche diésel, lo que pasa es que al tener 900 o 1.100 km de autonomía, aunque esta caiga drásticamente, no genera especial ansiedad en el conductor. A continuación, puedes encontrar 14 trucos para gastar menos con el coche, empezando por los que tienen que ver con el mantenimiento del vehículo y la preparación del viaje y terminando por los relativos al estilo de conducción.

Por desgracia, los porcentajes no pueden sumarse, pero si los sigues todos estos consejos, podrás ahorrar hasta el 30% en el consumo de tu coche.

Apps para ahorrar al repostar

Apps para ahorrar en combustible

Aquí puedes ver cuáles son las mejores apps para ahorrar combustible y lo cierto es que, aunque a partir de ahora todos los consejos serán sobre qué otras cosas hacer para bajar el consumo, dependiendo de dónde llenes el depósito, puedes gastar hasta 8 euros menos o ahorrar hasta 300 euros al año. Eso sí, por experiencia, no reposto en gasolineras sospechosamente baratas. Las bujías y otros componentes que el carburante de mala calidad echa a perder salen mucho más caros, igual que justificar una reclamación.

La presión de las ruedas siempre correcta

Presión de los neumáticos

En el libro de usuario de tu coche o en una pegatina que hay en la tapa del depósito o en el pilar B del coche se muestran las presiones ideales cuando el vehículo va con poca o con mucha carga. Revísala mínimo una vez al mes y, si vas a hacer un viaje con maletas y tres o cuatro ocupantes, puedes darle a las ruedas 0,1 bares más de presión de la indicada para ahorrar. Conducir con las ruedas bajas sube el consumo hasta en 0,5 l/100 km, además de que es peligroso en caso de frenada y destroza prematuramente las cubiertas.