TICbeat LAB

10 errores más comunes que cometes con el aire acondicionado

11 errores más comunes que cometes con el aire acondicionado

El aire acondicionado es de por sí un bien caro, poco sostenible para el medio ambiente y que precisa mejorar su eficiencia. Para que puedas ahorrar energía y dinero repasamos los errores más comunes que cometes con él.

El verano ha comenzado y de su mano, las olas de calor -in crescendo en virulencia, intensidad y duración debido al cambio climático– proliferan junto al calor habitual propio de estos meses estivales.

8 consejos para ahorrar con el aire acondicionado del coche

En muchas zonas de España el uso de aire acondicionado es imprescindible para superar largas noches pegajosas de bochorno o días con el mercurio del termómetro a punto de estallar.

Sin embargo, en muchos hogares no se utiliza esta tecnología de la forma adecuada por falsos mitos, costumbre o desconocimiento. Hoy repasamos los once errores más comunes con el aire acondicionado. 

11 fallos recurrentes que cometes con el aire acondicionado

  • Comprar un aparato del tamaño incorrecto: Algo que no mucha gente sabe es que todas las unidades de aire acondicionado están diseñadas en base a una cantidad particular de “espacio aéreo”. En concreto, se basan en una clasificación de unidad térmica británica (BTU), equivalente a la capacidad de extraer el calor del aire en una hora. Menos metros cuadrados requieren menos BTU -también depende de la altitud de la estancia y de la temperatura-.
  • Abrir tus ventanas y puertas:  La unidad de aire acondicionado extrae el aire caliente de la habitación, lo pasa sobre un refrigerante que lo absorbe, el aire frío entra de nuevo en la habitación y el el calor absorbido se expulsa por la parte posterior de la unidad. Si tus ventanas o puertas están abiertas, el calor que se expulsa simplemente regresará y desperdiciarás energía y dinero.
  • Dejarlo todo el día encendido: Especialmente si trabajas fuera y quieres ahorrar de forma significativa, deberías apagar el aire acondicionado cuando salgas de casa y volver a encenderlo cuando regreses en lugar de tener el aire acondicionado funcionando todo el día. Cuanto más caliente se esté afuera, más ahorrarás con este método.
  • Ajustar la temperatura demasiado baja: Intentando acelerar el enfriamiento de la habitación tan solo lograrás que la unidad siga funcionando incluso después de que alcance su temperatura ideal. Ajústalo a la temperatura ideal. a temperatura ideal y deje que haga el trabajo. Si está cansado de volver a casa a una casa calurosa y tapada, considere la posibilidad de comprar un termostato inteligente o programable.
  • No hacer circular aire con un ventilador: Ambos aparatos funcionan bien juntos, ya que en lugar de esperar la transferencia térmica del aire frío, puedes forzar su circulación utilizando un ventilador. Además, la circulación de aire ayuda a que el sudor se evapore más rápido, y esto tiene un efecto refrescante en la piel.
  • No cambiar nunca el filtro: Aunque una estancia esté limpia siempre hay partículas flotando en el aire que son absorbidas por la unidad de aire acondicionado. Tener el filtro limpio es clave para la eficiencia del aparato, ya que la acumulación de partículas reduce el flujo de aire, lo que obliga a la unidad a trabajar más para tirar de la misma cantidad. De hecho, los datos dicen que un filtro ssucio puede aumentar la factura energética hasta en un 15%. Si lo enciendes a diario haz el cambio de forma mensual -si es reemplazable, si no extráelo y límpialo- y si lo usas con menos frecuencia, una vez cada tres meses.
  • No limpiar o revisar: Para que no se forme condensación, mojo o bacterias que agraven problemas como el asma, es importante limpiar y reparar slas unidades de aire acondicionado al comienzo de cada temporada. Se recomienda un chequeo anual.
  • Ignorar las fuentes de calor: Cualquier cosa que puedas hacer para reducir el calor en el interior de la habitación, apartamento o casa ayudará a que tu unidad de aire acondicionado sea más efectiva y eficiente. Procura el aislamiento térmico con ventanas de doble panel, sella las grietas, emplea cortinas gruesas de colores claros para las horas punta del sol, evita las actividades intensas con el portátil a ser posible en las horas centrales del día, utiliza la lavadora o la secadora mejor por la noche y no enciendas varios fogones para cocinar a la vez.
  • Esperar que te salve del calor en todo momento: Dependiendo de si hay ola de calor, de tu compromiso medioambiental, del presupuesto disponible o de tu potencia contratada usarás en mayor o menor medida el aire acondicionado y en algunas ocasiones, inevitablemente pasarás calor. Es un aparato electrónico, no una fórmula mágica. Cuando estés muy sofocado, échate agua fresca en las muñecas y en la nuca.

Fuente | Make Us Of

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.