Innovación

Un tercio de los ríos estadounidenses han cambiado de color, según imágenes de la NASA

Un tercio de los ríos estadounidenses han cambiado de color, según imágenes de la NASA

El color de los ríos puede ser el medio perfecto para medir la salud de redes fluviales enteras durante largos períodos de tiempo. Así lo demuestra una investigación con datos satelitales masivos de la NASA, que revela que un tercio de los ríos de EE.UU han cambiado de color desde 1984.

A lo largo de muchas generaciones, la comunidad científica ha evaluado la calidad del agua fluvial en función de su color: las tonalidades azules, verdes o marrones contribuyeron a detectar la presencia de contaminación o algas. Pero ahora, un nuevo artículo de investigación revela el potencial de este atributo para conocer a fondo la salud de un río durante largos períodos temporales. 

El estudio, publicado en la revista Geophysical Research Letters, combinó el valor de la observación intuitiva a simple vista con datos de décadas de observaciones por satélite de la NASA. El color del agua, tal como lo percibe el ojo humano, es … una medida de agua intuitiva y ampliamente aplicable”, explica el equipo de investigadores dirigido por el científico ambiental John Gardner de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill en su artículo, argumentando que la gente a menudo discierne la idoneidad del agua para el consumo, la recreación y el valor estético basándose en el color. 

Los científicos se pusieron manos de la obra para analizar el conjunto masivo de datos satelitales de la NASA y el programa Landsat del USGS, que representan casi 235.000 imágenes tomadas durante un lapso de 34 años, desde 1984 hasta 2018. Durante este período los investigadores pudieron medir y monitorear los colores de todos los grandes ríos en los Estados Unidos.

Los resultados, que están abiertos para consulta en este sitio web interactivo, muestran que cualquiera que sea el color de los ríos, no está congelado en el tiempo: el color dominante en un tercio de los ríos estadounidenses cambió significativamente durante el período de estudio.

Una web para buscar en streaming al monstruo del Lago Ness

“En el registro completo, el 33 por ciento de los ríos tuvieron tendencias significativas en el color, pero la dirección de la tendencia varió regionalmente”, escribe el equipo. Además, el cambio de tonalidad también está sujeto a las estaciones, siendo verano y primavera en los que se observaron las mayores alteraciones hacia el extremo rojo de el espectro.

En líneas generales, en más de la mitad de las observaciones(56%), el color dominante fue principalmente amarillo, seguido por el 38% de las observaciones siendo en su mayoría verde, pero las tendencias dependieron en gran medida de la ubicación de los ríos. Los “puntos calientes” de cambio a menudo se ubicaban cerca de presas y áreas urbanas, encontró el equipo, con lagos y embalses conectados que actuaban como trampas de sedimentos e incubadoras de algas.

“La prevalencia de las tendencias cambiadas al azul en el oeste y las tendencias al rojo en el este sugieren que existen impulsores regionales de tendencias a largo plazo, incluidos cambios en el hidroclima, el uso de la tierra y la gestión de cuencas”, reza el artículo.

Este sistema puede ser útil para la monitorización remota de la salud de las vías fluviales, también a nivel internacional. A diferencia del análisis de los componentes específicos de la calidad del agua -que requiere tomar muestras in situ-, este método facilita un seguimiento rápido de la calidad del agua, 

“La naturaleza intuitiva y fácilmente observable del color del agua podría permitir la recopilación de volúmenes masivos de datos a través de escalas espaciales y temporales para el monitoreo de la calidad del agua, identificando puntos críticos globales de cambio y mejorando la ecología de los macrosistemas en los ríos”, apuntan los responsables. Su trabajo podría contribuir a analizarr el impacto humano en las redes fluviales a una nueva escala nunca antes vista.

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.