Innovación

Un robot de Google se enseña a andar a si mismo en pocas horas

Un robot de Google se enseña a andar a si mismo en pocas horas

Un robot de cuatro patas de Google se ha enseñado a si mismo a caminar en solo unas horas de práctica, aniquilando los tiempos récord establecidos por sus dueños humanos.

Los robots cada vez están dotados de un organismo más privilegiado, inteligente y sensitivo: algunos ya clonan las expresiones faciales humanas, otros sudan para no recalentarse y nos ayudan en tareas tan variadas y complejas como operar de forma remota en quirófano, paliar la soledad o cocinar a toda pastilla.

Esta semana visto la luz un nuevo hito por parte de la Inteligencia Artificial de Google: un grupo de investigadores de la compañía desarrolló algoritmos que ayudaron a un robot de cuatro patas a aprender a caminar por si mismo sobre una variedad de superficies y sin ayuda humana, en tan solo unas horas. Un desafío de locomoción que ha batido récords.

Este sistema utiliza aprendizaje de refuerzo profundo, una forma de IA que enseña a través de prueba y error al proporcionar recompensas por ciertas acciones. Esta técnica generalmente se evalúa en entornos virtuales. Sin embargo, construir simulaciones que puedan replicar el robot caminando sobre varias superficies sería muy complejo y requeriría mucho tiempo, por lo que los desarrolladores responsables del proyecto entrenaron este algoritmo en el mundo real. 

Así es el primer robot del mundo capaz de sentir dolor

Los investigadores se vieron obligados a reducir la necesidad de intervención humana cuando el robot se cayó o abandonó su área de entrenamiento. Para ello, lo hicieron realizar múltiples maniobras simultáneamente y restringieron sus movimientos dentro de un límite establecido. Como resultado, cuando llegara al borde de su territorio, reconocería la frontera y comenzaría a caminar hacia atrás.

El robot probó sus habilidades en un terreno plano, un colchón suave y un felpudo con grietas. Un puñado de horas después, este autómata había aprendido a caminar hacia adelante y hacia atrás, y a girar hacia la izquierda y hacia la derecha, sin la necesidad de reinicios manuales. “Nuestro sistema puede aprender a caminar en estos terrenos en solo unas pocas horas, con un esfuerzo humano mínimo, y adquirir pasos distintos y especializados para cada uno”, explicaba orgulloso el equipo en un reciente artículo. Puedes ver a la máquina en acción en el siguiente vídeo.

Cabe destacar que en terreno plano, el robot aprendió la tarea en una hora y media. En el felpudo le llevó cuatro horas y media, una menos que en el colchón. Tras el aprendizaje, los investigadores conectaron un controlador de videojuego que les permitió mover manualmente los robots utilizando las técnicas adquiridas. En el futuro, este sistema podría brindar avances sobre el proceso humano de aprender a andar y ayudar a los autómatas en el difícil arte de la locomoción.

Fuente | The Next Web

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.