Innovación

Un pigmento azul de la lombarda podría acabar con los colorantes sintéticos

Un pigmento azul de la col lombarda puede reemplazar al colorante artificial para alimentos

Los científicos llevan muchos años buscando alternativas naturales para desbancar a los colorantes alimentarios artificiales. Y ahora, un equipo de la Universidad de California en Davis ha encontrado un valioso pigmento azul en la col lombarda que podría revolucionar la industria.

Aunque para algunas tonalidades existen colorantes alimentarios naturales, como la clorofila, la curcumina, el carbón vegetal o la betanina, en el caso del color azul su búsqueda ha sido muy complicada. Su espectro no abunda en recursos naturales como plantas y rocas, por lo que siempre que se ha querido teñir dulces, bebidas, medicamentos, ropa o cosméticos se ha recurrido a tintes azules sintéticos, producidos en laboratorio.

El mensaje secreto escondido en el logotipo de Toblerone

El principal problema de estos colorantes artificiales es medioambiental: se fabrican a partir de productos petroquímicos, lo que ha generado durante preocupaciones sobre su impacto en los ecosistemas y su seguridad como aditivos alimentarios, buscando fuentes naturales alternativas para suplirlos.

Todo podría cambiar con la salida a la luz de un exitoso descubrimiento: un equipo de científicos han descubierto un pigmento azul presente en la col lombarda que puede ser usado como tinte natural. 

Helado elaborado con el nuevo pigmento azul Crédito: Pamela Denish, Universidad de California, Davis

Helado elaborado con el nuevo pigmento azul Crédito: Pamela Denish, Universidad de California, Davis

El avance está dirigido por Pamela Denish de la Universidad de California en Davis. Junto con su equipo, la científica ha encontrado un pigmento en la col roja o lombarda similar al colorante alimentario artificial Brilliant Blue FCF o E133. La investigación ha visto la luz en la revista Science Advances.

Este pigmento azul natural, un tipo de molécula de antocianina, únicamente está presente en pequeñas cantidades en la col lombarda, pero existe una manera de producir mayor número: tratando las antocianinas de color rojo dominantes con una enzima especialmente diseñada para ello que las vuelve azules. El pigmento azul resultante fue probado por los investigadores para hacer helado azul, glaseado de rosquilla y lentejas recubiertas de azúcar.

¿Cuál es el color más feo del mundo y para qué se usa?

Todos los productos teñidos con la sustancia natural mantuvieron su color azul mientras se almacenaban durante 30 días en condiciones ambientales. El siguiente paso es realizar más pruebas de seguridad, aunque los autores están seguros de que no existirán efectos adversos para la salud, ya que la sustancia de la que proceden tiene una larga trayectoria en nuestras dietas. 

“La razón por la que el color azul es tan poco común en la naturaleza es porque se requieren estructuras moleculares complejas para absorber las longitudes de onda correctas de la luz para dar una apariencia azul”, explica a New Sciencist Rebecca Robbins del Centro de Innovación Global Mars Wrigley en EE.UU. La rica y nutritiva col lombarda alberga la esperanza de desbancar a los tintes sintéticos y teñir cualquier cosa de un azul más saludable.

Fuente | New Sciencist

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.