Innovación

Un nuevo material LED UV, ¿la solución para desinfectar lugares de coronavirus?

Un nuevo material LED UV, ¿la solución para desinfectar lugares de coronavirus?

Un material recién descubierto que conduce electricidad y es transparente a la luz ultravioleta podría usarse en dispositivos portátiles para matar el SARS-CoV-2, aunque la investigación todavía está en fase temprana.

Un equipo internacional de físicos, dirigido por la Universidad Estatal de Pensilvania en Filadelfia ha hallado una solución todavía primigenia que podría contribuir a desinfectar espacios tan diversos como quirófanos o teatros de resultar plenamente exitosa para combatir el coronavirus. Los responsables de su creación estiman que los fabricantes podrían incorporar LED UV fabricados con el nuevo material en lámparas que sean más livianas, más baratas y más eficientes que las lámparas UV que las personas usan actualmente para la desinfección.

La idea de usar luz UV para matar microbios ha existido desde al menos 1877, cuando los químicos británicos Arthur Downes y Thomas Blunt publicaron un artículo en la revista Nature infomando de que la luz solar inhibe el crecimiento de bacterias.

Así es el tiempo y la temperatura que eliminan el coronavirus en un sitio cerrado

Los sistemas UV que utilizan los profesionales de la salud para desinfectar áreas como los quirófanos de los hospitales despliegan estas longitudes de onda más cortas. Conocidos como UVC, están en el rango de 200–280 nanómetros. La investigación de 2016 encontró que la UVC es altamente efectiva en la desactivación de coronavirus estrechamente relacionados con el SARS-CoV-2.

Para administrar dosis suficientes, las fuentes de UV en estos sistemas suelen ser lámparas que contienen mercurio. Sin embargo, estos son caros y voluminosos y usan mucha potencia. Así, este nuevo descubrimiento de LED que emiten UV constituiría una alternativa económica, liviana y eficiente a nivel energético. Actualmente, su potencia de salida está limitada por la necesidad de que los LED utilicen electrodos transparentes a las longitudes de onda de la luz que emiten. En la actualidad, el mejor material disponible que es transparente a los rayos UV en las longitudes de onda correctas es un mal conductor de la electricidad.

“Debe garantizar una dosis suficiente de luz ultravioleta para eliminar todos los virus”, apunta tal y como recoge Medical News Today el autor principal del estudio, Roman Engel-Herbert, profesor asociado de ciencia de los materiales, física y química en Penn State. El desafío es lograr un LED UV de alto rendimiento que emita una alta intensidad de luz UV, actualmente limitada por el material de electrodo transparente que se utiliza.

Metal que cumple los requisitos

Los investigadores de Penn State, en colaboración con los científicos de materiales de la Universidad de Minnesota en Minneapolis, teorizaron que un metal correlacionado hecho de niobato de estroncio sería transparente para UVC y un buen conductor. Con ayuda de la Universidad de Tokio en Japón y de la Universidad de Tohoku en Sendai se confirmó la eficacia de este material.

El siguiente paso que completaron fue verificar la posibilidad de depositar las películas en circuitos integrados utilizando una técnica industrial estándar, algo clave para incorporar el nuevo material en LED UV a bajo costo y a escala industrial.

“Inmediatamente tratamos de hacer crecer estas películas usando la técnica estándar de crecimiento de películas ampliamente adoptada en la industria, llamada pulverización catódica. Tuvimos éxito”, revela el investigador.

Aunque la investigación se realizó antes del inicio de la pandemia y poniendo el foco en dispositivos para aplicaciones como la desinfección del agua, hoy ven potencial en relación a esta crisis. Su tecnología LED emisora ​​de UVC podría desactivar el coronavirus en los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado, mediante dispositivos portátiles.

El nuevo material tendría capacidad para desinfectar áreas públicas, como teatros, estadios deportivos, trenes subterráneos, autobuses y aviones. Eso sí, no hay que cantar victoria antes de tiempo, ya que la investigación aún se encuentra en sus etapas iniciales.

Fuente | Medical News Today

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.