Un estudio llevado a cabo en el Reino Unido ha descubierto que algunos trabajadores británicos sabotean a los robots, para que no les quiten su empleo.

La universidad De Montfort, en Leicester, ha llevado a cabo un estudio sobre el uso de robots en puestos médicos, principalmente en el cuidado de pacientes, para comprobar su aceptación en el mercado laboral británico, en comparación con los países nórdicos.

Durante la realización del estudio descubrió numerosos incidentes relacionados con sabotajes de robots que estaban desempeñando labores en centros médicos. Desde verdaderos sabotajes, como desconectar cables, a personas que no se apartan para dejar pasar al robot, o que los ignoran a la hora de trabajar con ellos.

El estudio concluye que los británicos ven con peores ojos a los robots en los puestos de trabajo, que los noruegos. Allí son bien recibidos e incluso les ponen apodos cariñosos. Quizá porque hay menos paro y menos inestabilidad laboral…

Los robots acapararán más de la mitad de los trabajos en España, según la OCDE

Y esta situación va a empeorar con el Brexit. Greg Williams, consultor de la compañía Active8 Robots que se dedica a facilitar la integración de los humanos con los cobots (robots que trabajan en entornos humanos), asegura en la web People Management que “los negocios se van a ver afectados por el Brexit. La gente se está empezando a dar cuenta de que ya no van a poder conseguir empleados de bajo salario para hacer los trabajos mundanos. Y los empresarios nos están preguntado si nosotros (las empresas de robots) les podemos ayudar“.

El estudio también concluye que las áreas del Reino Unido en donde es más probable que los robots suplanten a más humanos son el este de Yorkshire, el norte de Lincolnshire, Shropshire, Stafordshire, Cumbria, y West Wales. Son áreas muy dependientes de la manufacturación, con gran cantidad de trabajadores poco cualificados.

La realidad es que, a día de hoy, aún es muy pronto para saber cómo afectará la llegada de los robots y la inteligencia artificial al mercado laboral.

Será un proceso que tarde años, y las leyes tendrán mucho que decir.