Innovación

Los taxis de Japón usan reconocimiento facial para segmentar anuncios a los pasajeros

Contacto de prensa

La publicidad segmentada y el reconocimiento facial, unidos al Big Data, podrían haber iniciado un matrimonio bien avenido. Para encontrar un ejemplo viajamos a Japón, donde los taxis ya se sirven de esta alianza tecnológica.

El mundo de la publicidad ya no se circunscribe como antaño al marketing directo, la cartelería, los anuncios en prensa tradicional o el ámbito de la tienda física, sino que con la llegada de la tecnología ha tendido a diversificarse y a dirigirse a audiencias nicho cada vez más concretas y especializadas a través de banners, redes sociales, anuncios de pago y muchas otras técnicas. Hoy, el poder del reconocimiento facial unido al Big Data y los algoritmos inteligentes puede brindar datos a las marcas de sus potenciales consumidores.

El reconocimiento facial podría salvar especies de la extinción

Si te subieses a un taxi en Japón una tableta inteligente escanearía tu rostro para aprender tu género, edad y otras características, empleando estos valiosos datos personales para proporcionarte anuncios relevantes de forma personalizada. La ingeniera de privacidad de Google, Rosa Golijan, publicaba en Twitter una imagen el pasado sábado explicando que su uso pretendía “estimar el género con el fin de ofrecer el contenido más optimizado”. Una medida que no gusta a todo el mundo y que alerta de cómo cada vez la publicidad se vuelve más agresiva, segmentada e invasiva con respecto a la privacidad de los usuarios.

Otro tuit publicado en respuesta a Golijan muestra más detalles, incluida la forma en que se recopilan los datos y cómo se utilizan: el reconocimiento facial se emplea para generar perfiles por edad o género, posteriormente enviados a la agencia de publicidad Geniee, que emite un anuncio relevante. Un código QR en la imagen enlaza con el sitio web del desarrollador japonés de la plataforma de comercio electrónico DeNA Co Ltd, que enlaza específicamente con la página “Confianza y seguridad” para el servicio Premium Taxi Vision de la compañía.

Cambridge Analytica conocía la ideología de los usuarios por sus gustos en moda

Este servicio está supuestamente destinado a que “viajar en un taxi sea más cómodo y conveniente”, según una página web de DeNA. Sin embargo, mostrar un anuncio destinado a un género o grupo de edad diferente no parece que guarde una estrecha relación con la comodidad, sino que podría incomodar a algunos pasajeros. Desde DeNA apuntan a que Genie no ve las imágenes reales, que se eliminarían de inmediato, sino que solamente recibe los datos. Según ellos, el software de reconocimiento facial nunca abandona la tableta del taxi nipón.

Fuente | Futurism

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.