Energía Innovación

Tasmania ya funciona completamente a partir de energía renovable

Tasmania ya funciona 100% a base de energía renovable

El motor energético de Tasmania ya es completamente renovable después de que la 29a turbina eólica se pusiera en funcionamiento en el puerto de Granville en la costa oeste de la isla. La mayor parte de la generación de energía provino de sistemas hidroeléctricos en el período 2018/19.

Tasmania tiene mucho que celebrar en el terreno de las renovables: el estado insular australiano ya funciona con energía 100% renovable, habiendo cumplido su objetivo de ser totalmente autosuficiente en energía verde dos años antes de lo previsto. El hito fue logrado a finales de noviembre tras poner en funcionamiento el aerogenerador número 29 de los 31 que hay en el puerto de Granville.

Powerhouse, el edificio noruego que produce más energía de la que gasta

El estado tendrá acceso a un total de 10.741 GWh de capacidad de generación renovable, muy por encima de su demanda anual de energía de 10.500 GWh, una vez que se pongan en funcionamiento los dos últimos aerogeneradores. El ministro de Energía, Guy Barnett, celebraba en un comunicado haber logrado el propósito a través de sus políticas energéticas, que a su vez generan empleo y hacen a Tasmania atractiva para la inversión industrial.

Este gráfico muestra los diferentes tipos de energía renovable en Tasmania/Imagen: Oficina del Regulador Económico de Tasmania

Este gráfico muestra los diferentes tipos de energía renovable en Tasmania/Imagen: Oficina del Regulador Económico de Tasmania

La hidroeléctrica, clave en la ecuación

Tasmania ha tenido durante mucho tiempo uno de los suministros de energía más ecológicos de Australia. De hecho fue pionera a finales del siglo XIX, cuando la ciudad de Launceston se convirtió en la primera del país en ser iluminada por energía hidroeléctrica al inaugurarse la central eléctrica Duck Reach en 1895. En el curso 2018/19, el 90% de la generación de energía de la isla provino de sistemas hidroeléctricos, y gran parte del resto provino del viento.

Pero sus propósitos son todavía más ambiciosos, ya que Tasmania considera multiplicar por dos su generación de energías renovables a un objetivo líder mundial del 200% de sus necesidades actuales para 2040. Tasmania avanza con proyectos como Battery of the Nation y Marinus Link para apoyar la transición de Australia en todo el país y ha invertido 1,9 millones de dólares en tres estudios de viabilidad de hidrógeno renovable a gran escala.

Sus datos contrastan con los genéricos de Australia, donde imperan los combustibles fósiles y únicamente se abastece en un 6% de renovables. Eñ 94% restante procede del Mercado Nacional de Energía (NEM), basado en gas y carbón. También es de los principales territorios exportadores: el 88% de la producción de carbón negro y el 74% de la producción de gas natural se enviaron fuera de sus fronteras en 2018/19. Las exportaciones de gas natural licuado también aumentaron un 21% durante el período. No obstante, también hay buenas noticias: la electricidad renovable se ha duplicado en la última década.

Científicos de Singapur inventan una ventana inteligente para ahorrar energía

En Australia son varios los estados que ya han puesto en práctica planes ambiciosos de energía verde: Nueva Gales del Sur aprobó recientemente una legislación para la generación de 12 GW adicionales de energía renovable durante la próxima década, mientras que Victoria invertirá 1.200 millones en centros de energía renovable.

Con esta ambiciosa llegada antes de tiempo a completar sus objetivos renovables Tasmania se une a las pocas regiones del mundo que se apoyan de froma casi íntegra en las energías verdes. La líder a nivel mundial es Islandia, donde el 99% de su consumo de electricidad procede de las renovables. En Europa, Escocia vio el 90% de su suministro de electricidad proveniente de energías limpias, fundamentalmente eólicas, en 2019. También brillan Reino Unido, donde la mitad de la generación eléctrica en el primer trimestre de 2020 se amparó en renovables, o Alemania, donde estas representaron el 48% del consumo eléctrico del país

Kenia encabeza los esfuerzos de energía limpia en África, y el 70% de su generación de electricidad proviene de la energía geotérmica. En América del Sur, donde se encuentran algunos de los planes hidroeléctricos más grandes del mundo, países como Brasil, Venezuela, Colombia, Argentina y Chile están liderando el camino a un mix amparado en renovables y donde los combustibles fósiles tengan un peso cada vez menor en la ecuación.

Fuente | World Economic Forum

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.