Innovación

Los soldados estadounidenses podrían ver en la oscuridad con esta inyección

Soldado

En un futuro cercano las tropas estadounidenses podrían cambiar sus gafas de visión nocturna por una inyección ocular directa que permitiría ver en la oscuridad. Este proceso, desarrollado por científicos norteamericanos y chinos ya ha demostrado ser exitoso en ratones de laboratorio.

Por desgracia, los avances científicos y tecnológicos también repercuten en la sofisticación de ejércitos y maquinaria militar. En TICbeat te hemos hablado del siniestro proyecto Maven desarrollado entre Google y el Pentágono o de los temibles robots de tierra que se incorporarán a las filas de la infantería rusa. Ahora, una inyección podría relevar a las gafas de visión nocturna y dotar a los soldados estadounidenses de esta clase de visión.

Las gafas de visión nocturna (NVG) son gadgets costosos, voluminosos y que requieren energía eléctrica para funcionar. Se sirven de sensores infrarrojos para captar fuentes de calor. Además de su precio o del consumo de energía, entre otros inconvenientes destaca que restringen el campo de visión del usuario y crean una falsa perspectiva del entorno, por lo que se han empezado a buscar alternativas.

Los taxis de Japón usan reconocimiento facial para segmentar anuncios a los pasajeros

En un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts, un grupo de investigadores inyectó nanopartículas que convirtieron la luz infrarroja en luz visible en los ojos de los ratones. Para comprobar la eficacia del experimento, los roedores fueron depositados en un laberinto junto con ratones que no recibieron las inyecciones: los dotados de visión nocturna fueron capaces de encontrar la salida. Las nanopartículas se unieron a los fotorreceptores de los ojos de los ratones y proporcionaron visión nocturna durante hasta 10 semanas sin ningún efecto negativo.

Aunque se deben realizar pruebas en humanos para saber la efectividad de estas nanopartículas, los planes futuros son desplegar dicha tecnología en las tropas estadounidenses, tal y como recogen en el medio Popular Mechanics. Si su duración es de diez semanas, se requerirá reinyecciones frecuentes a los soldados estacionados en zonas de combate, a menudo en condiciones sucias y algo insalubres. Además, las inyecciones en el globo ocular podría debilitar su estado físico.

Si la visión nocturna inyectable funciona, caería el nicho de las costosas gafas de visión nocturna. Entre las ventajas no solo despunta el ahorro económico, sino también una menor carga, pues no habría que llevar baterías. El mayor campo de visión se uniría a una menor sensación de fatiga.

Fuente | Popular Mechanics

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.