Cuando en 2006 la Unión Astronómica Internacional decidió expulsar a Plutón de la lista de planetas que forman el Sistema Solar, las críticas fueron rotundas. Desde entonces los colegios empezaron a enseñar a los más pequeños que nuestro sistema está formado por sólo ocho planetas. Pero esto podría cambiar en unos años.

El número de planetas que se sitúan en el Sistema Solar podría volver a ser nueve, aunque sentimos decir que el nuevo en unirse no es Plutón; seguirá considerándose un planeta enano. El nuevo vecino que se podría unir a los otros ocho planetas está un poco más lejos que el pequeño astro helado.

10 plantas que deberías tener en tu dormitorio según la NASA

Unos estudios recientes han empezado a plantearse la posibilidad de si existiría un noveno planeta en la frontera del Sistema Solar y que sería responsable de las órbitas que presentan los objetos que se encuentran más allá de Plutón.

Durante años se consideró Plutón como la frontera de nuestro sistema con el vacío interestelar, pero pasado los noventa los estudios y la tecnología mejoraron permitiéndonos aventurarnos más allá y descubrir lo que ahora se conoce como el cinturón de Kuiper, donde se encuentran una serie pequeños objetos helados entre los que se acabó por incluir al pequeño planeta, degradándolo a una categoría inferior a la Tierra o Mercurio.

Justo en esa zona, es donde ahora los astrónomos están observando los movimientos de estos objetos, que podrían indicar la presencia de un noveno planeta más grande que el nuestro, como muestra la imagen inferior del IAC. En 2016, los científicos Konstantin Batygin y Michael Brown, del Instituto Caltech de California, publicaron un artículo desarrollando esta teoría.

Aunque el misterioso planeta aún no se ha localizado, según los datos aportados por Batygin y Brown, este nuevo planeta, sin nombre por el momento, tendría una masa 10 veces superior a la de la Tierra y tardaría 15.000 años terrestres en dar una vuelta alrededor del Sol.

etnos

Para hacernos una idea de lo lejos que está y porqué es tan difícil observarlo, cuando este planeta alcanza el punto de su órbita en el que más cerca está de nosotros, seguiría estando 200 veces más lejos de lo que estamos nosotros de el Sol.

Este estudio se ha vuelto a revisar con nuevos datos y la conclusión ha sido que es muy complicado explicar el movimiento de esos objetos helados si no se tiene en cuenta la presencia de un planeta de gran tamaño.

Cuándo lo veremos

Planetas

Según los científicos que han impulsado esta búsqueda, podríamos tardar unos 10 años más en desarrollar la tecnología necesaria para localizar y observar este nuevo gigante. Mientras, otros estudios se van acercando poco a poco descubriendo otros objetos cercanos a él, como el planeta enano bautizado como El Duende, cuyo diámetro es de 300 kilómetros solamente y que tarda unos 40.000 años en dar una vuelta a nuestra estrella.

Según Scott Shepard, del Insituto Carnegie, responsable de descubrir este nuevo planeta enano, la órbita de este astro estaría influenciada por el noveno planeta, que de confirmarse con el tiempo sus existencia se colocaría al final de la lista detrás de Neptuno.