Energía Innovación

Formaciones rocosas del Mar del Norte, ¿próximo almacenamiento de renovables?

Formaciones rocosas del Mar del Norte, ¿el próximo almacenamiento de renovables?

Un innovador método para almacenar aire comprimido en las formaciones rocosas del Mar del Norte podría abastecer la demanda de electricidad típica de Reino Unido durante el invierno, según una reciente investigación.

El crecimiento de las renovables en los próximos años para reducir al máximo el empleo de combustibles fósiles, cumplir con el Pacto de París y acelerar la urgente transición energética precisa para frenar el cambio climático está condicionada por la aparición de nuevas tecnologías que optimicen el rendimiento, la portabilidad, la capacidad de almacenamiento o abaraten la producción.

Este pueblo valenciano de 300 habitantes vivirá solo de renovables

Desde numerosas instituciones se investigan nuevos materiales, formas de mejorar los paneles solares o vías innovadoras para abastecer la energía del futuro, desde hielo inflamable en Japón a electricidad generada a partir de bacterias intestinales o turbinas eólicas sin palas. Hoy hablaremos de la importancia que tienen las rocas en el lecho marino frente a la costa británica como enclaves de almacenamiento a largo plazo para producir energía renovable.

Usando una técnica avanzada para atrapar aire comprimido en estas formaciones rocosas porosas podrían generarse grandes cantidades de electricidad, impulsando una turbina cuando el aire presurizado se libere. A gran escala este método permitiría almacenar el suficiente aire comprimido para solventar las necesidades de electricidad de Reino Unido durante el invierno, pico alto de demanda. De hecho, las rocas porosas bajo aguas británicas podrían almacenar alrededor de una vez y media la demanda de electricidad típica del país durante los meses de enero y febrero.

La investigación ha sido elaborada por ingenieros y geocientíficos de las Universidades de Edimburgo, en Escocia, y Strathclyde, en Reino Unido, valiéndose de modelos matemáticos para evaluar el potencial de esta técnica, conocida como almacenamiento de energía de aire comprimido (CAES) y que se sirve de electricidad de fuentes renovables para alimentar un motor que genera aire comprimido, almacenado a alta presión en los poros de la arenisca a través de un pozo de gran profundidad perforado en la roca. Cuando la energía se necesite, solamente habría que liberar el aire presurizado para alimentar una turbina que generaría la electricidad que demanda el suministro.

Se trata un proceso que guarda paralelismos con el almacenamiento de aire en cavernas de sal profunda en sitios de Alemania y Estados Unidos. Ubicando los pozos cerca de las turbinas eólicas marinas mejoraría la eficiencia energética, se abaratarían los costes y se precisaría una menor cantidad de cables submarinos. Así podrían asentarse suministros constantes de renovables, mejorando la capacidad de las energías limpias como grandes aliadas ante el cambio climático.

“Este método puede proporcionar una solución viable, aunque costosa, para garantizar que el suministro de electricidad renovable de Reino Unido sea resistente entre estaciones. Más investigación podría ayudar a refinar el proceso y reducir los costos”, indicaba el doctor Julien Mouli-Castillo, de la Escuela de Geociencias de la Universidad de Edimburgo y director del estudio, que ha visto la luz en la revista Nature Energy.

Fuente | Ecoticias

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.